Editorial

viernes 13, julio 2018 • 12:00 am

La repudiable violencia contra las mujeres

Compartir

El asesinato de la joven Jocelyn Milena Abarca Suárez, a manos de su pareja, Ronald Atilio Urbina Velásquez, ha desnudado una vez más la horrible plaga de feminicidios que está sufriendo la sociedad salvadoreña, un perverso crimen que no puede tolerarse ni justificarse.

El machismo arraigado en la sociedad salvado­reña que llega a ver a la mujer como objeto de posesión, es en gran medida el causante de esta ola de crímenes que hemos visto recientemente. En todos los casos se trata de mujeres jóvenes, profesionales, que viven un ambiente de violencia doméstica en sus hogares, con  hombres posesivos que las maltratan, buscan controlarlas y finalmente las asesinan de manera brutal. Otro común denominador es intentar burlar la justicia, buscando coartadas y queriendo desaparecer los cuerpos.

La Fiscalía General de la República ha hecho eficientes investigaciones últimamente en sonados casos de feminicidios y esto ha terminado con la impunidad que era una constante en estos casos. Pero también es dramático conocer los macabros detalles de los crímenes y las mentes enfermas de sus perpetradores.

La sociedad salvadoreña necesita una profunda reflexión y educación sobre el respeto a la vida, el respeto a las mujeres y el fin de la violencia intrafamiliar que no se puede justificar desde ningún punto de vista.