Buenos Días

La renovación del elector y de los elegidos

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

jueves 8, febrero 2018 • 12:00 am

Compartir

Si me tuviera que motivar para votar en las próximas elecciones por lo que se dice en redes sociales, creo que no votaría por nadie. Es una colección de descalificaciones personales, resentimientos y troles por contrato, que le hacen perder la fe a cualquiera. Muy poco razonamiento, todo hígado, todo lengua, mucho veneno y poco cerebro a la hora de analizar.

Evidentemente, la vida real no es como las redes sociales. Hay gente valiosa y candidatos decentes en todos los partidos políticos. Pero lo que demuestra gran parte de los activistas políticos en redes sociales es la defensa de su “menos peor”.

En El Salvador llevamos rato escuchando que la gente vota por el “menos peor” y por eso tenemos los resultados que tenemos. Y cuando una persona decente, honrada y bien intencionada entra en política, los que ya se enquistaron en la política buscan descalificarlo hasta con la novia de la secundaria o la borrachera de adolescente. O si es feo o es gordo o es pobre o es rico. No hay debate, solo descalificaciones y a veces los mismos medios y periodistas somos culpables de este tipo de conducta.

Ni qué decir de la escasa cultura de debate. Se habla de la necesidad del debate pero se huye de ella en la primera oportunidad.

Si la gente no vota por el menos peor entonces la gente termina votando por el que más paja le da en los anuncios de televisión. Por eso la frustración recurrente de la gente sobre el país. Por eso tenemos más de una década que vemos que el país marcha por el rumbo equivocado y nos equivocamos y nos volvemos a equivocar.

El país necesita una profunda renovación de su clase política. El país entero lo reclama. Pero también necesita una profunda renovación de nuestro pensamiento para que votemos con inteligencia y con serenidad.