Editorial

martes 5, octubre 2021 • 4:15 am

La partida de un gran patriota salvadoreño El Dr. Alfredo Martínez moreno fue un verdadero modelo de patriotismo, de probidad, de defensa del estado de derecho.

Compartir

La partida del Dr. Alfredo Martínez Moreno es una pérdida irreparable para la sociedad salvadoreña. El Salvador ha perdido a un patriota, un abogado brillante, un hábil y acertado diplomático, un escritor destacado, un caballero noble, un hombre de bien, fiel defensor de la democracia y el Estado de Derecho.

“Política no es sinónimo de privilegios, sino de servir a la población. No tenemos que tener un alto cargo para contribuir al Estado de Derecho”, decía en una de sus frases más recordadas y lo demostró a lo largo de su vida .

Desde los años 50 del siglo pasado, el entonces joven Alfredo Martínez Moreno se erigió en un defensor del Estado Constitucional de Derecho, de las libertades ciudadanas, de la rectitud y demostró una probidad y una ética admirables.

Fue presidente de la Corte Suprema de Justicia, ministro de Relaciones Exteriores, funcionario de varios organismos internacionales, delegado de las Naciones Unidas en El Salvador, catedrático de varias generaciones de profesionales y presidente de la Academia Salvadoreña de la Lengua.

No solo dejó huella en El Salvador en la defensa de causas justas, puesto que también defendió la soberanía del Tíbet frente a la invasión china, algo que muchos tardaron décadas en defender y hoy es una causa que despierta pasiones en el mundo.

El doctor Martínez Moreno fue un referente para todos los salvadoreños de bien. La sociedad salvadoreña necesita reconocer y multiplicar su legado, seguir ese modelo de patriotismo y probidad que tanto necesitamos para las presentes y futuras generaciones.