Cuando me he referido a la urgencia de las inversiones en nuestro país he insistido en la explotación de los recursos naturales de que disponemos, lo que permitirá por una parte un abaratamiento de materias primas y materiales,  por otra mayor utilización  de recurso humano,  que  son  elementos básicos  de  la producción, desarrollo y enriquecimiento a nivel nacional, significando bienestar para la ciudadanía en general, desafortunadamente no se ha dado la importancia que se merece a la investigación e inversión apropiadas, refiriéndome al aspecto científico del contenido de plantas y sus frutos que puedan brindar- nos y los  procesos de transformación a que dieren lugar.-

Opinión

La orientación de las inversiones

Óscar Rubén Zelaya Lara / Colaborador

jueves 15, abril 2021 • 12:00 am

Compartir

Cuando me he referido a la urgencia de las inversiones en nuestro país he insistido en la explotación de los recursos naturales de que disponemos, lo que permitirá por una parte un abaratamiento de materias primas y materiales,  por otra mayor utilización  de recurso humano,  que  son  elementos básicos  de  la producción, desarrollo y enriquecimiento a nivel nacional, significando bienestar para la ciudadanía en general, desafortunadamente no se ha dado la importancia que se merece a la investigación e inversión apropiadas, refiriéndome al aspecto científico del contenido de plantas y sus frutos que puedan brindar- nos y los  procesos de transformación a que dieren lugar.-

Uno de los  varios casos que podrían explotarse  de diversas maneras  es  el marañón,  que en  su época  de cosecha permanece en el suelo al pie  del árbol, hasta podrirse  en  muchas manzanas  de  su cultivo, sobre todo en las zonas central  y  oriental  del  país,  en donde  también  germina,  sin  que se le ponga atención  alguna,  causando  un  gran  desperdicio,  por  lo cual  se  debe  considerar   una   pérdida   de   oportunidad   en  la obtención  de generación  de  producción  y  de participación   en   el  mercado  de  este  producto como tal y de sus derivados  ( carne, jugo y semilla),  indudablemente por ignorancia de los mismos productores y de inversionistas en las áreas agrícolas  e industriales, pues por regla general éstos  únicamente  se deciden  por lo que está a la vista y no a costos de  investigación , es por ello que le corresponde al Estado este tipo de inversión,  pues le conviene  la percepción  de los impuestos  que rendirán las próximas  fuentes  de  producción,  ventas  y  trabajo;  de igual manera se debería analizar otros productos como el mango, el aguacate, el izote, la ruda, el zapote,  “nacaspilo”  y otros más  que de antemano  consideramos  con propiedades alimenticias  y  medicamentosas,  todo  es  cuestión  de  investigación y promoción dentro y fuera del  país.-

Por las razones expuestas, la promoción que realiza el gobierno en turno de la república  para atraer la inversión extranjera, por ahora se concreta a ofrecer beneficios fiscales y  debería ser enfocada bajo los principios antes indicados y orientados a la explotación de nuestros recursos naturales  y  humanos que poseemos, con análisis  de proyectos específicos  que demuestren  el nivel  de  posibles  utilidades  para   motivar a los capitalistas a  destinar su dinero,  como se indica  al principio de estas notas,  tomando  en consideración  la riqueza  que contiene  nuestra tierra para cultivos tropicales.-

En cuanto a nuestro recurso humano, se ha caracterizado por su dinamismo e ingenio para  producir , lo que hace posible su capacitación en nuevas áreas, aun cuando  es  necesario  implementar la  capacita -  capacitación  por parte  del sector privado  y  del mismo Estado,  de  acuerdo  a  la implementación  de nuevos rubros en la industria, el comercio y los servicios, lo que es atractivo para los inversionistas,  de  tal manera que   con las  características  expresadas  y  la voluntad de los  gobernantes  para facilitarles  las inquietudes   a los que desean incrementar  sus  capitales de efectivo, si es posible cumplir  con  un  avance  en  el  desarrollo   tan  deseado  y  esperado  por  todos los sectores económicos y sociales  de esta  pequeña pero gran nación.