Editorial

viernes 22, febrero 2019 • 12:00 am

La mala evaluación a las instituciones contraloras

Compartir

La calificación de las instituciones encargadas del combate a la corrupción en El Salvador empeoró en los últimos cinco años, de acuerdo a la Encuesta de Dinámica Empresarial de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), algo preocupante que rebaja la credibilidad en ellas en un momento que debería ser lo contrario.

Según la encuesta, la Fiscalía General de la República fue la institución mejor evaluada con 5.1 de calificación. Eso se explica por la creciente credibilidad lograda por el fiscal Douglas Meléndez y que se espera continúe o mejore en la nueva administración.

El Instituto de Acceso a la Información Pública, que ha hecho muchos aportes en la transparencia, obtuvo el segundo lugar con 4.6. Sorprendentemente, el Tribunal de Ética Gubernamental aparece en tercer lugar con 4.5, aunque su labor ha dejado mucho que desear en muchos casos.

La Corte de Cuentas de la República y la Secretaría de Participación Ciudadana, Transparencia y Anticorrupción obtuvieron 4.0, ambas instituciones con muchas deficiencias. La institución peor evaluada fue la Asamblea Legislativa con 3.3 de calificación.

El trabajo de estas instituciones debe mejorar y sus titulares deben comprometerse y ser independientes del poder político para cumplir su labor.