Editorial

lunes 21, junio 2021 • 12:00 am

La Ley del Agua debe tomar en cuenta a todos Un tema tan importante y tan delicado debe deliberarse con seriedad, técnicamente, escuchando a todos los potencialmente afectados y a todos los beneficiados.

Compartir

El gran científico francés Jacques Cousteau decía que los seres humanos a menudo olvidamos que el ciclo del agua y el ciclo de la vida son uno mismo, una verdad categórica teniendo en cuenta que la vida, tal y como la conocemos en nuestro planeta, no sería posible sin la existencia del agua.

Traemos esa frase para hablar sobre la Ley del Agua que fue presentada el viernes por el presidente de la República a la Asamblea Legislativa. Durante décadas hemos escuchado de la necesidad de esta legislación y las opiniones son tan diversas como las gotas de agua en el mar.  Por eso, es muy importante que un bien tan preciado como el agua, que todos necesitamos, sea motivo de una discusión sensata, despolitizada y muy técnica.

Es de esperar que la Asamblea Legislativa se tome muy en serio este desafío y que se escuche, sin prejuicios, a todos aquellos que pueden resultar beneficiados y todos aquellos que puedan resultar afectados por esta legislación. El agua es fundamental para la vida, para el ciudadano común y para todo tipo de empresas también.

La cruda realidad es que hay miles de salvadoreños que carecen del servicio de agua potable y por eso vemos esas escenas tan dramáticas de las cantareras o de la gente que tiene que desvelarse para poder llenar su barril con la poca agua que consiguen por las madrugadas.

“No se aprecia el valor del agua hasta que se seca el pozo”, dice un proverbio inglés  y es una realidad fatal. Evitemos que esta discusión seque el pozo sino que, por el contrario, nos permita acceder a todos los salvadoreños a su servicio.