Editorial

miércoles 3, noviembre 2021 • 12:00 am

La “lejana” cumbre climática y las cercanas consecuencias Poco se habla de la cumbre Cop26 pero no hay que olvidar que El Salvador es uno de los países más vulnerables del mundo con respecto al clima.

Compartir

Mientras en El Salvador discutimos temas de la cotidaniedad política en un país tropical, el mundo entero está concentrado en el futuro del planeta, en nuestra sobrevivencia como especie y en cómo se puede evitar la catástrofe para las actuales y futuras generaciones.

Poco se habla en El Salvador de la cumbre climática de Glasgow, aunque somos uno de los países más vulnerables del mundo, afectados por igual por ciclones tropicales y sequías, como por terremotos y erupciones. En esa ciudad del Reino Unido  -durante 12 días- se reúnen los líderes mundiales para discutir cómo reducirán sus emisiones contaminantes mientras algunos países pobres -afectados por los desastres climáticos e incluso bajo amenaza de desaparecer- abogan por apoyo financiero para mitigar los daños.

El mundo entero debería estar poniendo mayor atención a esa cumbre que ya ha dado frases tan preocupantes como del secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres: “Incluso si las promesas recientes fueran claras y creíbles —y hay dudas graves sobre ellas— aún vamos corriendo hacia la catástrofe climática”.

La Organización Meteorológica Mundial advertía la semana pasada que que la cantidad de gases de efecto invernadero que atrapan calor en la atmósfera llegó a un punto máximo en 2020 y el mundo sigue viendo con preocupación el aumento de la temperatura promedio y el aumento del nivel de los océanos.

El planeta entero necesita compromisos en materia climática -El Salvador incluido- porque el futuro de la supervivencia de la especie está en juego. Lamentablemente, las promesas y compromisos internacionales de los países desarrollados o el desdén de China al respecto, hacen ver esta realidad como una bajada sin frenos a un desastre que no está lejando y que en países como El Salvador podemos percibir cada vez con mayor fuerza.