La corrupción constituye un obstáculo para el desarrollo social, esto implica que países no puedan erradicar la pobreza económica, política y social en la cual se encuentran, ha favorecido al crecimiento de la inestabilidad institucional y el persistente desgaste de las relaciones tanto entre individuos como entre instituciones y Estados. La experiencia nos muestra que la corrupción provoca la pérdida de legitimidad política, la polarización del poder, la ineficiencia burocrática y se apoya de paraísos fiscales, la existencia de monopolios, la evasión impositiva, la licitación de grandes obras civiles, la privatización de empresas estatales que son beneficios para pocas personas e impiden el desarrollo a un país determinado.

Opinión

La imprescriptibilidad de los delitos de corrupción

Leonel Uceda / Diputado de Nuevas Ideas por San Salvador @LeonelUcedaSV

miércoles 11, agosto 2021 • 12:00 am

Compartir

La corrupción constituye un obstáculo para el desarrollo social, esto implica que países no puedan erradicar la pobreza económica, política y social en la cual se encuentran, ha favorecido al crecimiento de la inestabilidad institucional y el persistente desgaste de las relaciones tanto entre individuos como entre instituciones y Estados. La experiencia nos muestra que la corrupción provoca la pérdida de legitimidad política, la polarización del poder, la ineficiencia burocrática y se apoya de paraísos fiscales, la existencia de monopolios, la evasión impositiva, la licitación de grandes obras civiles, la privatización de empresas estatales que son beneficios para pocas personas e impiden el desarrollo a un país determinado.

Primero debemos entender que es Prescripción Penal: Consiste en la imposibilidad de realizar la persecución penal de un hecho delictivo por el transcurso de determinados plazos señalados en la Ley a partir de la comisión del delito, es decir, el vencimiento de cierto plazo tras la comisión de un delito no se puede acusar o procesar, si se excede de ese tiempo sería ilegal la acusación, es a todas luces un obstáculo para el ejercicio de la acción penal, para el enjuiciamiento y la eventual condena. Podemos concluir que la prescripción opera no como una causa de revocación de la pena, sino como un impedimento del proceso, que obsta a la formación de este, y que por tanto su comprobación debe resolverse por sobreseimiento en el caso de la prescripción de la acción penal.

Uno de los mecanismos eficaces para combatir la corrupción es la “imprescriptibilidad”, que es aquella garantía de todo Estado Social, Constitucional y Democrático de Derecho, en función de la cual, dando cumplimiento a lo establecido en los tratados internacionales sobre derecho humanitario, y al respeto de la esencia misma de la dignidad de la persona, los Estados no puede imponer plazo perentorio alguno cuando se deba investigar, procesar o acusar a individuos que han cometido delitos graves estatuidos en el derecho internacional como violatorios de los derechos humanos. Además la imprescriptibilidad de los delitos aparece expresamente en la Convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad así como el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

Es irónico escuchar de la oposición que la no prescripción de delitos de corrupción sea inconstitucional, se reformará el artículo 32 de Código Procesal Penal, que establece una clasificación de delitos que ya contienen esta imprescriptibilidad “no prescribe la acción penal en los casos siguientes: tortura, actos de terrorismo, secuestro, genocidio, violación de las leyes o costumbres de guerra, desaparición forzada de personas y de los delitos cometidos contra la libertad sexual de menor o incapaz.”  A estos se les agregará los delitos establecidos en el Libro II, Título XVI, capítulo II y III del Código Penal que dentro de estos puede mencionar por ejemplo: Peculado, Peculado por Culpa, Concusión, Negociaciones Ilícitas. Exacción, Cohecho Propio, Cohecho Impropio, Malversación, Enriquecimiento Ilícito, Infidelidad en la Custodia de Registros o Documentos, Cohecho Activo, Soborno Trasnacional, Tráfico de Influencias.

Es obligatorio apoyar herramientas jurídicas que ayuden a combatir la corrupción, El Presidente Nayib Bukele tiene el fuerte compromiso con la sociedad salvadoreña de combatir la corrupción, algo plasmado en sus políticas públicas y respaldado en la coordinación que se realiza con la Fiscalía General de la República y desde la Asamblea Legislativa seguiré apoyando estas iniciativas que viene a fortalecer la democracia y dar con los responsables de haber impedido el desarrollo a cada uno de los salvadoreños.