Editorial

jueves 4, marzo 2021 • 12:00 am

La hora de reconstruir nuestra economía El país tiene una pesada carga de crisis económica y problemas fiscales agravados por la pandemia, hay mucho que trabajar.

Compartir

Terminadas las elecciones legislativas y municipales, El Salvador tiene un periodo de tres años hasta la próxima elección general en 2024 para retomar la agenda para resolver los problemas nacionales y una de las prioridades más grandes debe ser la reconstrucción de nuestra economía, afectada históricamente por el bajo crecimiento, problemas fiscales agravados por la pandemia y un endeudamiento preocupante.

La Asociación Bancaria Salvadoreña, por ejemplo, llamaba el martes a buscar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que permita mantener la estabilidad fiscal. Y los mercados internacionales reaccionaron positivamente a los resultados electorales elevando la parada de los bonos salvadoreños. Esa es una buena noticia.

El clima de negocios hay que mejorarlo y eso se logra con medidas audaces que atraigan la inversión nacional y extranjera para generar empleos y eventualmente, ingresos por impuestos al Estado. La fórmula no es muy complicada: Estado de Derecho, seguridad jurídica, predictibilidad, reglas claras, son las condiciones que suelen ver los inversionistas a la hora de considerar traer su dinero y sus empresas a El Salvador. El presidente Bukele viene de una familia de empresarios y él mismo ha sido un empresario y entiende de la necesidad de estas condiciones.

El país necesita buscar oportunidades, superar desigualdades, somos un país pobre, de pocos recursos, históricamente mal administrado. Todos esos males hay que superarlos y toma tiempo y mucha inteligencia lograrlo. Hay que apostarle el turismo, la agricultura, las energías renovables, en la modernización del Estado, la confianza en asocios público-privados, para que tomemos la autopista del desarrollo.