Editorial

sábado 29, septiembre 2018 • 12:00 am

La gran injusticia del precio del café

Compartir

Un conmovedor discurso del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, sobre “enorme injusticia” por el bajo precio del café, debería hacer eco en los gobernantes de los países productores de este grano.

A diferencia del presidente salvadoreño, Hernández dedicó su discurso de esta semana en la ONU a los intereses nacionales, pero el mensaje trasciende a Honduras e incluye la situación de El Salvador indirectamente.

“¿Cuántos de ustedes se toman una taza de café en la mañana o durante el día?”, preguntó en la mayor reunión diplomática del planeta. “¿Saben que hay una altísima posibilidad de que ustedes, sin saberlo, sean partícipes de una enorme injusticia?”, cuestionó.

Agitando un billete de $5, Hernández aseguró que ese es el precio de un café en Nueva York, 500 centavos de dólar. Sin embargo, un pequeño productor de café recibe por ello apenas dos centavos.

Hernández llamó a luchar por precios más justos para los pequeños productores y recordó que están recibiendo un precio por debajo de sus costos que los llevan a la pobreza extrema. Los bajos precios del café constituyen un gran drama social y económico para nuestras sociedades que necesitan asistencia y soluciones a largo plazo.