Editorial

lunes 1, febrero 2021 • 12:00 am

La enorme preocupación por la situación económica Después de la campaña electoral es vital ponerse a trabajar en encontrar un camino sostenible para la recuperación económica.

Compartir

Seis de cada 10 hogares salvadoreños creen que el rumbo de la economía será peor en 2021. Así lo reflejaba una encuesta elaborada por Kantar Worldpanel, una compañía especializada en  consultoría y análisis de mercado y que publicamos en Diario El Mundo la semana pasada.

El número refleja una realidad palpable: los salvadoreños tienen una enorme preocupación por la situación económica y están sintiendo los graves efectos de una crisis que la pandemia ha profundizado como no había ocurrido desde el estallido de la guerra civil hace cuatro décadas.

Más allá de percepciones, la realidad es dura. El país tuvo una fuerte contracción económica, deprimentes cifras en decrecimiento y en exportaciones, así como en la captación de inversión extranjera directa.

Por eso es vital que la clase política del país y  los gobernantes actuales y futuros se pongan a trabajar en serio para encontrar un camino sostenible para la recuperación económica de El Salvador. La retórica incendiaria de campaña electoral sirve para ganar votos y azuzar la confrontación, pero una vez pasada la agitación proselitista, es necesario construir consensos, crear certidumbre, predictibilidad, respetar el Estado de Derecho para poder convencer a los empresarios nacionales y extranjeros de que el país es un destino seguro para sus inversiones.  Confrontar con los empresarios jamás será el camino correcto para enderezar el rumbo económico del país. La columna vertebral de la economía del país es la empresa privada, que invierte, son los mayores pagadores de impuestos y generadores de empleos.

Sin mejorar la economía no hay proyectos gubernamentales realizables ni una sostenibilidad socioeconómica para el país ni para la prosperidad de la gente. No hay que olvidar eso.