En el futuro inmediato hay dos eventos que son positivos para la educación nacional. El primero es la discusión y aprobación del Presupuesto General de la Nación, donde se solicita el 5 % del Producto Interno Bruto (PIB) para el Ministerio de Educación y el segundo  existe la posibilidad que la finalización del  presente periodo de la Asamblea Legislativa, sea el momento donde se apruebe una reforma a la Constitución que incorpore el acceso a  internet como derecho humano.

Opinión

La educación debe unirnos a todos Los diputados deberían aprobar una Ley que  reconozca la conectividad a internet como un derecho humano para todos…

Roberto Cañas López / Académico, Firmante de los Acuerdos de Paz

lunes 7, diciembre 2020 • 12:00 am

Compartir

En el futuro inmediato hay dos eventos que son positivos para la educación nacional. El primero es la discusión y aprobación del Presupuesto General de la Nación, donde se solicita el 5 % del Producto Interno Bruto (PIB) para el Ministerio de Educación y el segundo  existe la posibilidad que la finalización del  presente periodo de la Asamblea Legislativa, sea el momento donde se apruebe una reforma a la Constitución que incorpore el acceso a  internet como derecho humano.

Históricamente el presupuesto de la cartera de educación ha sido bajo. Los organismos internacionales recomiendan el  7 % del PIB y en nuestro país nunca ha sido ni siquiera el 4 %. Nadie discute que es bueno, que se aspire a un aumento importante en el presupuesto para educación, pero lo ideal sería que los diputados de la actual legislatura aprobaran, antes de terminar su periodo, una reforma constitucional que otorgue un porcentaje mayor para la cartera de Educación. En Costa Rica por mandato constitucional se estableció el 8 % del Producto Interno Bruto (PIB) para la educación pública.

El presupuesto del Ministerio de Educación tiene que aumentar, pues la pandemia plantea  necesidades de todo tipo: La infraestructura escolar tiene que mejorarse para asegurar condiciones de bioseguridad para el alumnado y el personal docente.  Hay Centros Escolares que no tienen agua potable y las instalaciones en mal estado, es indispensable acondicionar las aulas, arreglar los baños y otras instalaciones escolares que están deterioradas y mejorar las condiciones de trabajo y salariales de los maestros.

El modelo educativo en el año escolar 2021 será híbrido,  se combinarán clases presenciales y actividades en la casa utilizando estrategias multimodales que los estudiantes tengan, computadora y conectividad es hoy una cuestión de primera necesidad.

Los diputados en la Asamblea deberían aprobar  una Ley que  reconozca la conectividad a internet como un derecho humano para todo habitante de nuestro país; y,  promover el acceso universal y gratuito del servicio de internet para los estudiantes y maestros  en todo el territorio nacional.

Los estudiantes como generación COVID para poder aprender necesitan una computadora, se debe trabajar en un plan para otorgar un bono digital, a los estudiantes del sistema educativo. El objetivo es que los alumnos puedan acceder de manera inmediata y  gratuita al servicio de Internet para recibir las clases sin que represente un costo económico para los padres.  El bono es una opción viable para apoyar a los estudiantes y maestros  y podría implementarse el primer trimestre del año próximo.


El ámbito educativo es el punto más importante donde deberíamos conseguir consenso. El filósofo alemán Manuel Kant lo expresó bien, en sus reflexiones sobre la educación:  “El hombre llega a ser hombre exclusivamente por la educación; es lo que la educación hace de él”.  El ser humano de acuerdo con esta sentencia kantiana es fruto de la educación.  En esencia, todo ser humano alcanza una progresiva potenciación de sus capacidades por medio de la escuela. La educación es la piedra angular para reducir las desigualdades, aumentar la productividad y promover la sana convivencia.

Dadas las próximas etapas de la pandemia y los procesos de crisis económico-social  futuros, es una necesidad repensar la educación dando prioridad a la preparación de los estudiantes para que tengan competencias para que comprendan la realidad, y puedan convivir y actuar en tiempos de crisis e incertidumbre, tomar decisiones a nivel individual y familiar e impulsar soluciones colectivas a desafíos urgentes.

Urge avanzar hacia una educación más inclusiva. Lo que significa repensar y transformar el modelo de enseñanza en todos los niveles educativos, invertir en infraestructura tecnológica y capacitar permanentemente a los docentes, es una tareas de país.

El Salvador tiene una excelente oportunidad para favorecer la educación nacional, es una tarea que nos une, no hay divisiones al discutir sobre el futuro de los jóvenes.  Estamos en el momento justo para aprobar un presupuesto de educación adecuado. Con un aumento del 5 % del PIB y aprobar   una ley que  reconozca la conectividad a Internet como un derecho humano, es lo mínimo que podríamos esperar.  Debemos velar por que la educación proporcione a los estudiantes los instrumentos necesarios para hacer frente a los problemas actuales y del futuro.