Buenos Días

La desaparición de los hermanos Guerrero Toledo Vivimos en un país donde perder contacto telefónico con un ser querido, es sinónimo de angustia.

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

miércoles 29, septiembre 2021 • 10:04 am

Compartir

Han pasado casi dos semanas de la desaparición de dos hermanos en Santa Tecla el pasado 18 de septiembre. No quiero ni imaginar la pesadilla que debe ser para la familia de Karen Ivett y Henry Eduardo Guerrero Toledo, de 18 y 20 años. Demasiado dolor, una angustia inmensa.  

Vivimos en un país donde perder contacto telefónico con un ser querido es sinónimo de angustia. Uno imagina lo peor. Tristemente no es un caso único sino que se repiten por docenas cada mes, dejando el mismo sentimiento doloroso para las familias. La desaparición de personas es un fenómeno horrible. Lo vivimos en El Salvador desde el conflicto armado. Miles de familias aún no saben el paradero de sus seres queridos que desaparecieron hace décadas, quizás el caso más emblemático sea el del escritor Roque Dalton. Pero lo más indignante es que lejos de acabar con ese fenómeno, se sigue repitiendo y ahora a manos de delincuentes. 

Los hechos de la desaparición de estos dos hermanos son confusos y merecen una investigación profunda al respecto. Como bien dijo la madre de los dos hermanos el pasado fin de semana: “Un día de paseo se convirtió en un día oscuro”. 

La desaparición de personas es un delito que tristemente se sigue repitiendo en el país. En muchos casos se trata de asesinatos perpetrados por pandillas o bandas delincuenciales que son capaces de matar a las personas por el solo hecho de cometer el error de entrar a un vecindario dominado por ellos. Ojalá que las autoridades logren aclarar este caso y muchos más que están pendientes y que los jóvenes Guerrero Toledo aparezcan con vida. No debemos seguir tolerando más tragedias como estas.  Mis oraciones por esa sufrida familia.