Editorial

miércoles 20, febrero 2019 • 12:00 am

La cuestionada secretividad con China

Compartir

La secretividad con que se manejó el establecimiento de relaciones con China Popular y la forma en que luego se suscribieron acuerdos con cláusulas de confidencialidad e inmunidad, lejos de aclarar los nubarrones de esa relación, los han complicado aún más.

La opacidad de la relación con China ha sido cuestionada por amplios sectores políticos y gremiales del país. El presidente electo, Nayib Bukele, incluso ha advertido que revisará esa relación en parte por la forma que se ha utilizado la cooperación china en la campaña electoral.

Se conocen las cláusulas de confidencialidad que incluso sorprenden a naciones históricamente amigas como Francia o Estados Unidos, algo que no debería existir en una relación transparente que la sociedad entera tiene derecho a conocer.

Ahora las gremiales empresariales se quejan de la denuncia del Tratado de Libre Comercio con Taiwán, porque le resta credibilidad y sostenibilidad jurídica al país. Es la primera vez en una década que El Salvador cancela un TLC y la precipitada manera en que se ha hecho hace pensar que se debe a las presiones chinas o a la sumisión de la administración saliente a la potencia asiática. En las relaciones diplomáticas deben prevalecer los intereses de la nación no las afinidades ideológicas de un partido que transitoriamente dirige el Ejecutivo.