Los errores garrafales que cometió el partido ARENA, en el tiempo que gobernó, como por ejemplo haber sido tolerantes con la corrupción y no haber denunciado a todos aquellos funcionarios pertenecientes a sus filas,  que se enriquecieron a costa de los recursos  públicos, así también el haber privatizado las pensiones que desde cualquier punto de vista que se vea, ha sido un negocio lucrativo que solo ha enriquecido a los que manejen el dinero de los pensionados, lo mismo ocurrió con el favorecimiento de contratos estatales por licitación y libre gestión en la que favorecieron únicamente a ciertos grupos empresariales.

Opinión

La corrupción, arte o moda Ciertamente fueron elegidos para administrar la cosa pública con rectitud, eficiencia y transparencia, valores que han sido ausentes en el pasado como lo son en el presente…

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios @Jaime_RO74

miércoles 1, septiembre 2021 • 12:00 am

Compartir

Los errores garrafales que cometió el partido ARENA, en el tiempo que gobernó, como por ejemplo haber sido tolerantes con la corrupción y no haber denunciado a todos aquellos funcionarios pertenecientes a sus filas,  que se enriquecieron a costa de los recursos  públicos, así también el haber privatizado las pensiones que desde cualquier punto de vista que se vea, ha sido un negocio lucrativo que solo ha enriquecido a los que manejen el dinero de los pensionados, lo mismo ocurrió con el favorecimiento de contratos estatales por licitación y libre gestión en la que favorecieron únicamente a ciertos grupos empresariales.

Cuando el FMLN, llegó el poder no solo mantuvo la estructura corrupta mediante la cual se drenaban los recursos públicos, ya que ante la vista impávida de la cúpula comunista, el expresidente Funes, se daba vida de príncipe, derrochaba sin conciencia el dinero de El Salvador, al comprar indumentaria, calzado y joyería de lujo, igual gastaba hasta $1500 dólares al mes  para que salieran a desestresar sus perros o el apartamento que le pagaba a su cuñada para el cuidado de su hijo,  sin contar con las fiestas que organiza con licores finos, que posiblemente una botella costaba el salario de un año de un obrero.

Nada cambió con la llegada del profesor Sánchez Cerén, los recursos públicos se continuaron dilapidando, incluso blindaron los gastos y viajes del expresidente Funes, nada salió a luz en ese contexto, ya que bien dicen que entre corruptos se cuidan unos a otros, la explosión de la corrupción emergió debido a ciertas investigaciones periodísticas que realizó El Faro, sobre algunos funcionarios públicos pertenecientes a las filas del FMLN, como el caso de Sigfrido Reyes, con la compra de los terrenos del IPFA, la tregua de las pandillas en el año 2012, el spa y una cadena de favores, así como el pago a Astaldi, sobre la presa El Chaparral.

Así que todos estos actos corruptos y de abusos de poder, hicieron que ARENA y el FMLN, junto a los partidos satélites GANA, PCN, PDC, CD,  que no solo fueron cómplices sino que además extorsionaron con su voto, pidiendo prebendas y puestos claves en el Estado, provocaron que se ganaran el repudio del pueblo con justa causa, y al no haber un liderazgo fuerte, maduro y honesto, es que los salvadoreños ignorando todas la señales de autoritarismo, narcisismo y de mal uso de los  recursos públicos, del ahora presidente, le dieron un espaldarazo a ojos cerrados, sin conocer el rumbo al cual los conduciría.

Dos años después, miles de salvadoreños, por fin están despertando del letargo que les provocó el haber entregado El Salvador, en las manos de una sola persona, que dicho sea de paso, es muy tarde para rectificar, dado que ahora desde el Órgano Ejecutivo, se dictan los decretos que deben ser aprobar en la Asamblea Legislativa, sin discusión, ni reparos,  ni medir las consecuencias que puede acarrear al país el estar aprobando tantos prestamos o leyes que son contrarios a los intereses del pueblo en su conjunto, lo mismo ocurre en el Órgano Judicial,  que ha perdido su independencia que por Constitución les pertenece.

La Fiscalía, igual,  ahora es instrumentalizada para perseguir a todos aquellos que señalan los actos de corrupción, las compras sobrevaloradas y la malversación de los fondos públicos de los que están el poder. Es decir que, al parecer, el presidente Bukele junto a los diputados de Nuevas Ideas, no han entendido a la fecha porque el pueblo los eligió.  Ciertamente fueron elegidos para administrar la cosa pública con rectitud, eficiencia y transparencia, valores que han sido ausentes en el pasado como lo son en el presente, de modo que no solo han hecho lo mismo que ARENA y el FMLN, sino que le han agregado una cuarta más a la corrupción.


Destituyeron  de forma espuria y sin  juicio previo a los magistrados y al fiscal, aprobaron una ley que les dio inmunidad  a todos los funcionarios que compraron en el contexto de la pandemia a precios sobrevalorados, compras a familiares y  funcionarios de Nuevas Ideas,  y como si fuera poco, desde la fiscalía, se desmanteló la unidad anticorrupción que investigaba las compras irregulares, la entrega de los $300 en el contexto de la pandemia, que un solo Dui, recibió el beneficio 1293 veces es decir que una sola persona recibió $387,900. Y quisieron blindar las compras y contratos de licitación, los viajes y gastos hasta por 7 años.