Editorial

jueves 27, agosto 2020 • 12:00 am

La Constitución debe defenderse y respetarse La constitución ha sido la férrea barrera de la que habla el himno nacional para garantizarnos la libertad.

Compartir

En los últimos dos días hemos escuchado una serie de opiniones de expertos constitucionalistas expresando sus preocupaciones por el clima de inestabilidad institucional del país durante los últimos meses y los riesgos de reformas constitucionales que impliquen un retroceso en el sistema democrático y de libertades que tiene El Salvador.

La Constitución de 1983 está lejos de ser perfecta pero fue pensada para un país que llegó a una época que trascendió las dictaduras militares y los regimenes autoritarios del pasado. Por eso estableció un balance de poderes, los “checks and balances” que dicen los estadounidenses, y estableció candados para que ningún órgano de Estado abuse de su poder.

Eso ha permitido que el país sea gobernado por diferentes corrientes de pensamiento e ideologías políticas que aunque se han visto tentadas al autoritarismo muchas veces, no han logrado sus propósito y hemos conservado nuestro sistema democrático dándole certeza a nuestro sistema electoral, a las libertades públicas y a los derechos humanos. Y así debemos mantenernos.

Hay preocupaciones manifiestas, sensatas y bien fundadas sobre las intenciones autoritarias de algunos. Pero también hay que tener claro que este país -como dice su himno nacional- tiene la  Libertad como su dogma, como  su guía que mil veces logró defender. La Constitución debe respetarse, ha probado su valor y su trascendencia en sus más de 30 años. Hay que resguardarla y defenderla.