Editorial

viernes 9, junio 2017 • 12:00 am

La consigna es controlar fondos de pensiones

Compartir

Los fondos de pensiones están nuevamente en la mira del Ejecutivo. Ya no se trata solamente de una reforma de pensiones absolutamente impopular y que busca apoderarse de las cuentas individuales de los trabajadores.

Ahora el nuevo objetivo es obligar a un nuevo parche legal que habrá que esperar si tiene el apoyo de los diputados de los partidos pequeños, a veces tan volubles a los cantos de sirena del Ejecutivo.

El Gobierno quiere que se incremente el monto máximo obligatorio de compra de los CIP, desde un 45 a un 50 %, un hecho que evidentemente afectaría la rentabilidad de las pensiones, algo que es claro que no parece interesarle al Gobierno, pese a la sentencia de la Sala de lo Constitucional en ese sentido.

El objetivo del Gobierno del FMLN es apoderarse de los fondos de pensiones a toda costa, con reforma o sin ella. Con parches que, según los entendidos, solo durarán un año, es decir, lo suficiente para pasar las elecciones presidenciales y terminar el periodo de Gobierno, ahí después que el próximo Ejecutivo vea qué hace.

Los diputados no oficialistas tienen que demostrar si están del lado del Gobierno y sus objetivos o del lado de los trabajadores que son los únicos dueños de los fondos de pensiones y necesitan proteger ese dinero.