Editorial

viernes 9, noviembre 2018 • 12:00 am

La confianza en el proceso electoral es fundamental

Compartir

El diseño del acta de escrutinio final de las elecciones presidenciales es ahora la manzana de la discordia entre los partidos políticos, a pesar que es el mismo utilizado en anteriores elecciones y el que contempla la ley. Parece que se trata de fomentar desconfianza y en ello contribuye también el polémico presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), claramente alineado con algunos de esos partidos.

El problema es que el acta de escrutinio contiene una casilla para las marcas que un solo votante haga a más de una bandera a favor de la coalición electoral. La mayoría de los magistrados del TSE niegan que el acta permita duplicar votos y alegan que el diseño se basa en que el Código Electoral permite una coalición electoral con banderas separadas y faculta a los votantes a que marquen dos o más banderas de la misma coalición. La discordia es porque habrá una casilla para escribir los votos en donde un solo elector marque dos, tres o cuatro banderas de la coalición, lo cual es un sufragio válido según el Código Electoral.

Pareciera que hay una intencionalidad malsana de crear desconfianza en el proceso electoral y a ello contribuye el propio presidente del TSE quien es notable por su desprecio a la institucionalidad y su inclinación a la verborrea ideológica.