Con la declaración del TSE oficializando los resultados del escrutinio definitivo de las Elecciones 2021 y la resolución de los últimos recursos, vendrá la posibilidad de acudir en Amparo ante la Sala de lo Constitucional, especialmente por casos en los que una parte del Organismo Colegiado del TSE, movido por un extraño y celeste influjo, cambió importantes reglas de juego en pleno proceso electoral. Así ocurrió con la alteración en la integración de 43 concejos municipales al cambiar el principio de “integración plural” por el de “integración proporcional” excluyendo a unos y favoreciendo a otros –casualmente los mismos beneficiados de su falta de control durante el proceso eleccionario-, trastocando así la correlación.

Opinión

La capacidad de aprender Las mayores limitaciones enfrentadas por el Colegiado del TSE tienen origen en su debilidad institucional, ausencia de liderazgo, falta de cohesión y unidad

Eugenio Chicas / Dirigente del FMLN al Parlacen @eugeniochicas

jueves 25, marzo 2021 • 12:00 am

Compartir

Con la declaración del TSE oficializando los resultados del escrutinio definitivo de las Elecciones 2021 y la resolución de los últimos recursos, vendrá la posibilidad de acudir en Amparo ante la Sala de lo Constitucional, especialmente por casos en los que una parte del Organismo Colegiado del TSE, movido por un extraño y celeste influjo, cambió importantes reglas de juego en pleno proceso electoral. Así ocurrió con la alteración en la integración de 43 concejos municipales al cambiar el principio de “integración plural” por el de “integración proporcional” excluyendo a unos y favoreciendo a otros –casualmente los mismos beneficiados de su falta de control durante el proceso eleccionario-, trastocando así la correlación.

Después de una álgida confrontación política electoral el ambiente social rápidamente transmuta a una cálida expectativa por el disfrute de la Semana Mayor -sin descuidar las medidas sanitarias ante la amenaza latente del Covid19-. Este respiro es merecido especialmente para el personal ejecutivo, técnicos y abnegados trabajadores del TSE que en este proceso, como en todos los celebrados desde la reforma política propiciada por los Acuerdos de Paz, han demostrado su compromiso por el respeto de la voluntad popular, desmontando los infundados ataques de presunto fraude realizados por Bukele.

Después de la Semana Santa será propicio el espacio para una evaluación a fondo del proceso electoral. Si bien es la Junta de Vigilancia Electoral el organismo que por ley tiene la facultad de auditar permanentemente la labor del TSE, sería deseable que ambas instituciones abran espacio al escrutinio y aporte ciudadano, sobre todo al de aquellas instituciones que a lo largo del tiempo han demostrado constancia y experticia en materia electoral. Para esa evaluación son muy útiles los informes de las distintas misiones de observación electoral, así como toda la documentación sobre las incidencias, demandas y recursos presentados.

Un buen ejemplo de estos mecanismos de evaluación y cooperación tripartita lo establece la institucionalidad electoral de la República de Panamá que se reúne después de cada proceso electoral, bajo la rectoría del Tribunal de Elecciones, para presentar sus aportes sobre los mecanismos operativos, organización, procedimientos y logística, así como lo atinente a posibles reformas a la legislación electoral, aportes que se convierten en propuestas que se trasladan para el estudio respectivo del poder legislativo. En esta evaluación están también los partidos políticos acreditados y las instituciones de la sociedad civil reconocidas por su experticia electoral.

Concluida la elección 2021 es casi milagroso el desempeño de la función administrativa del TSE, sobre todo en la organización y logística del proceso electoral, considerando las dificultades en procesos administrativos tardíos, la complejidad en la ejecución de procesos de capacitación con énfasis virtual debido a la pandemia y la sobrecarga logística y procedimental por la aplicación del protocolo de bioseguridad debido a la amenaza del COVID19. A la fecha no existe evidencia del incremento de contagios derivados de la jornada electoral y, al parecer, la amenaza tampoco parece haber limitado los niveles de participación del electorado.

Sin embargo, las mayores limitaciones enfrentadas por el Colegiado del TSE tienen origen en su debilidad institucional, ausencia de liderazgo, falta de cohesión y unidad, estas carencias derivaron en la pérdida de autoridad y control del Colegiado que no pudo garantizar el cumplimiento de las más elementales normas de equidad en la competencia electoral. No fue capaz de ejercer jurisdicción para detener el uso ilegal de recursos del Estado a favor del partido oficial, frenar la abusiva intervención proselitista de Bukele desde su calidad de presidente, o enfrentar y desmontar los señalamientos infundados de fraude.


En esta Semana Mayor rebalsará el desenfreno de muchos, que como en los tiempos del Imperio Romano se ufanaron borrachos de soberbia y poder, cegados por destruir y barrer los cimientos del templo inconcluso de la institucionalidad que con mucho sacrificio surge de los Acuerdos de Paz. Este tiempo también puede ser el sereno espacio para evaluar desde la raíz los daños al proyecto, iniciar la más profunda reflexión con sabiduría y humildad, juntar los fragmentos y rediseñar los grandes trazos para volver a empezar, reencauzar esfuerzos, replantear ideas para retomar la ruta de recuperación de la iniciativa y la confianza.