Editorial

martes 8, mayo 2018 • 12:00 am

La Asamblea necesita mayor transparencia

Compartir

El presidente de la Asamblea Legislativa, Norman Quijano denunciaba la semana pasada la supuesta existencia de plazas fantasma y onerosas contrataciones de última hora en los últimos meses de la legislatura anterior, algo que sin duda debe ser investigado apropiadamente por las instituciones responsables.

Pero más allá de estas denuncias actuales, la realidad es que la Asamblea Legislativa ha cultivado el clientelismo político de una manera escandalosa y ha multiplicado su planilla de empleados de una manera irresponsable, con la venia de todos los partidos políticos.

Diputados de todos los partidos han sido denunciados durante años por incluir en la planilla legislativa a militantes de sus partidos que no trabajan en el parlamento, a familiares, amantes y hasta empleados de sus casas. La Asamblea Legislativa simplemente no ha hecho absolutamente nada al respecto, porque todos los partidos se han visto comprometidos en estas prácticas irregulares.

La Asamblea Legislativa necesita un compromiso de transparencia, auditar sus gastos y hacerlos públicos, dejar de lado tantos privilegios y depurar esa planilla de empleados que se ha vuelto una pesada carga para los contribuyentes. No se puede seguir tolerando tanto derroche, es un clamor popular que los diputados no deben descartar.