Archivo DEM

El Mundo

La amenaza silenciosa de la basura espacial también rodea a la Tierra

Oscar Cruz

sábado 20, noviembre 2021 • 2:00 pm

Compartir

La emergencia medioambiental ha pasado a otra escala, después del disparo de un misil ruso, este provocó basura espacial con los miles de escombros provocados en el estallido del ensayo ruso.

Son más de 1,500 piezas de desechos, que representan un peligro para la actual tripulación de siete personas de la Estación Espacial Internacional (ISS), que proporciona servicios de comunicación cruciales en la tierra.

La llamada basura espacial provocada el pasado lunes, se suma a las más de 9,600 toneladas de desechos que orbitan el planeta, que sigue creciendo desde el lanzamiento del primer satélite ruso, Sputnik 1. Según los expertos, el espacio está sufriendo el impacto de la actividad humana.

"La acumulación de plástico en los océanos de la Tierra y la acumulación de chatarra en órbita alrededor de la Tierra son muy similares", afirma Hugh Lewis, profesor de Ingeniería y Ciencias Físicas de la Universidad británica de Southampton.

"El medio ambiente terrestre y el medio ambiente espacial, es solo un medio ambiente", dijo, y añadió que aunque algunos Gobiernos están trabajando en la mejora de la sostenibilidad del espacio, todavía se necesita mucho trabajo diplomático.

Según datos de la NASA, la basura espacial está conformada por partes de antiguos y actuales satélites, así como cuerpos de cohetes desaparecidos; de los cuales al menos 26,000 de los trozos son del tamaño de una pelota de béisbol o más, lo que puede destrozar un satélite aún por su tamaño. También, más de 500,000 trozos de escombros son del tamaño de una canica y más de 100 millones de trozos son del tamaño de un grano de sal que podría perforar un traje espacial.


Los restos creados recientemente por el misil ruso, se encuentran entre los 440 y 520 kilómetros, que se convierten en una preocupación, pero que en caso entren a la atmósfera de la tierra se quemarían.

De momento la basura espacial no afectan directamente al planeta, pero el crecimiento de las toneladas de los desechos, podría poner en peligro futuras misiones espaciales, y los servicios que se brindan desde el espacio, afectando a las herramientas técnologicas de uso cotidiano en la tierra.