Política

La amenaza del 9F persiste y escala dicen organizaciones en El Salvador

Yolanda Magaña

martes 9, febrero 2021 • 10:51 am

Compartir

Tras un año del 9 de febrero en El Salvador, nueve organizaciones de la sociedad civil emiten un comunicado en el que advierten que la amenaza de lo que representó ese día "no solo persiste, sino que ha escalado".

En el pronunciamiento titulado #9FNuncaMás, se exhorta a que El Salvador no debe volver a un régimen autoritario, aunque haya discrepancias. Exhorta a defender la República.

El presidente Bukele intentó un golpe de Estado, pero fracasó... El Salvador no debe volver a un régimen autoritario. Incluso en la adversidad defenderemos la Constitución, la República y la democracia".

Señalan que Bukele no cesa de atacar a la Constitución, a periodistas, opositores, organizaciones de la sociedad civil, instituciones.

Ese domingo 9 de febrero fue histórico en El Salvador.


Fue la primera vez que un presidente de la República acudía a una sesión plenaria legislativa convocada por él mismo para aprobar un contrato de préstamo. Un día antes, el sábado 8 de febrero, militares se apostaron alrededor del recinto legislativo, instalando una tarima sobre la cual el presidente daría un discurso.

Los militares ingresaron al Salón Azul.

Sobre el ingreso el diputado encargado de la seguridad en la Asamblea Legislativa afirmó que el director de la Policía Nacional Civil, Mauricio Arriaza Chicas, le dijo que abrieran y que, si no, tumbaban las puertas.

Bukele, sobre la tarima, pidió a sus seguidores que lo autorizaran a ingresar al Salón Azul y lo esperaran. "Quédense, hay más sorpresas, buenas tardes", dijo Aída Mancía, la tradicional voz que ha dirigido los actos presidenciales desde los gobiernos de Arena.

El gobernante ingresó al Salón Azul, lo acompañaban militares y miembros del partido Gana: Guillermo Gallegos, Gustavo Escalante y Carlos Rodríguez.

Tomó asiento al frente del pleno legislativo, tocó el gong y expresó:

Bienvenidos a este recinto legislativo. Vamos a dar inicio a la sesión convocada por el Consejo de Ministros de acuerdo al artículo 167 numeral 7 de la Constitución... Los diputados que no están acá están en desacato constitucional. Está muy claro quién tiene el control de la situación y la decisión que vamos a tomar la vamos a poner a manos de Dios. Nayib Bukele, al iniciar una sesión plenaria en el Órgano Legislativo el 9 de febrero de 2020.

Fue cuando el presidente se puso a orar en el pleno, frente a cámaras. A sus simpatizantes había advertido que los volvería a convocar si no aprobaban el préstamo de $109 millones.

El gobernante advirtió que solo necesitaba apretar un botón, pero les dijo a sus seguidores que Dios le pidió paciencia. "¿Por qué la vamos a tomar por la fuerza?", les dijo a sus seguidores. "Si estos sinvergüenzas no aprueban esta semana el Plan Control Territorial, los volvemos a convocar aquí el domingo y le decimos: Dios, tú me pediste paciencia, pero estos sinvergüenzas no quieren trabajar por el pueblo", expresó.

Ustedes saben, el pueblo lo sabe, nuestros adversarios lo saben, la comunidad internacional lo sabe, nuestra Fuerza Armada lo saben, nuestra Policía Nacional Civil, lo saben, todos los poderes fácticos lo saben: si quisiéramos apretar el botón, solo apretamos el botón... Démole una semana a estos sinvergüenzas". Nayib Bukele, al salir del Salón Azul y dirigirse a sus seguidores.

Advirtió que, de lo contrario, "yo no me voy a poner entre el pueblo y el artículo 87 de la Constitución", que se trata sobre el derecho a la insurrección cuando se rompe el orden constitucional.

El hecho fue condenado por toda la comunidad internacional y las organizaciones de la sociedad civil. La Sala de lo Constitucional declaró inconstitucional la convocatoria del Consejo de Ministros y le ordenó no utilizar la Fuerza Armada ni la Policía Nacional Civil para funciones distintas a las constitucionales, advirtiéndole que ese incumplimiento podía acarrearle responsabilidades civiles, penales y electorales.