Editorial

martes 5, diciembre 2017 • 12:00 am

La amenaza de un retroceso en la Sala de lo Constitucional

Compartir

El Consorcio por la Transparencia y Lucha contra la corrupción advertía ayer sobre los intentos de controlar la próxima Sala de lo Constitucional, un peligro latente que podría revertir todos los avances institucionales que ha tenido el país en los últimos años.

Hay un esfuerzo decidido para controlar desde el proceso de elección de candidatos, tomando control de la Federación de Asociaciones de Abogados de El Salvador (Fedaes), pasando por el Consejo Nacional de la Judicatura. Por eso hay que estar vigilantes de todo el proceso.

Poner a la Sala de lo Constitucional en manos de magistrados sumisos al poder, y comprometidos con partidos políticos, sería una tragedia para los salvadoreños que verían así amenazado todo lo que la Constitución significa en cuanto a las garantías de sus libertades y sus derechos fundamentales. Además, los abusos del poder no estarían bajo control.

Una Sala de lo Constitucional sumisa provoca violaciones constitucionales como han sucedido recientemente en Honduras, Bolivia y Nicaragua, donde hasta se ha permitido la reelección pese a estar expresamente prohibida en la Carta Magna.

Un país sin justicia independiente corre el riesgo de convertirse en una tiranía, donde los gobernantes imponen sus caprichos sin nadie que proteja a la ciudadanía.