Nacionales

"Karen y Eduardo no tenían vínculos con pandillas": mamá de hermanos Guerrero

Iliana Cornejo

martes 9, noviembre 2021 • 10:32 am

Compartir

La mamá de los hermanos Karen y Eduardo Guerrero Toledo rechazó las declaraciones del ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo Villatoro, y del fiscal general, Rodolfo Delgado, quienes vincularon a los jóvenes a pandillas y venta o consumo de drogas.

"Quiero aclarar contundentemente, que mi hija Karen Ivette, mi hijo Henry Eduardo Guerrero Toledo, no tenían vínculos con pandillas, ni ninguna estructura del crimen organizado. Mis hijos no realizaban prácticas ilegales de ningún tipo, somos una familia humilde, que con mucho esfuerzo hasta el día de ahora, los he buscado", señala la madre de los hermanos desparecidos, en un comunicado de prensa que leyó ante la prensa.

Ayer, el ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo Villatoro, señaló que tenían establecido una relación de los jóvenes Guerrero Toledo con pandillas y venta o consumo de droga.

Ivette Toledo, la madre de los desaparecidos, asegura que las aseveraciones de las autoridades de gobierno son una falta de respeto y que establecen una calumnia "a quienes responsabilizamos de antemano, por cualquier represalia de la cual podamos ser objeto, cada uno de los miembros de mi familia", dice la familia.

La madre desmintió que la denuncia de desaparición se haya puesto 48 horas más tarde, y afirmó que un familiar la puso a las seis horas del último contacto con los jóvenes, pero en la delegación de Santa Tecla, les afirmaron que debían esperar 48 horas.

Ivette afirma que no esperó y al siguiente día, a las 8 de la mañana llegó a la delegación de Santa Tecla a preguntar por sus hijos y ahí le tomaron la denuncia. La mujer afirmó tener documentos que prueban sus palabras.


La madre de los hermanos Guerrero dijo que no se callará y no descansará hasta encontrar a sus hijos. Karen Ivette y su hermano Henry Eduardo Guerrero Toledo desaparecieron el 18 de setiembre, cuando abordaron un InDriver en Santa Tecla.

Ayer, las autoridades presentaron a dos presuntos miembros de pandillas, uno al que responsabilizan de ser el conductor, quién los llevó a Nuevo Cuscatlán, y el otro de ser el autor intelectual de la desaparición.