Esmeralda Aravel Flores Acosta (izquierda) junto a su hermana después del fallo. / Jorge López

Nacionales

Juzgado envía a juicio a banda “Viudas Negras”

Yessica Espinoza

sábado 16, junio 2018 • 12:02 am

Compartir

El Juzgado de Instrucción de San Marcos envió a juicio a las siete personas, presuntamente, miembros de la denominada “banda de las Viudas Negras”, la cual reclutaba a mujeres para obligarlas a casarse.

El juez argumentó que la Fiscalía General de la República (FGR) logró robustecer las pruebas para sostener su acusación y que el caso pase a vista pública. “Se encuentra suficientemente establecida la existencia de los delitos y la presunta participación de los acusados”, aseveró el administrador de justicia.

Según la Fiscalía, Esmeralda Aravel Flores Acosta es la supuesta cabecilla de la banda “Viudas Negras”, una estructura que obligaba a mujeres a casarse con hombres, quienes eran asesinados por pandilleros de la Mara Salvatrucha para cobrar los seguros de vida que previamente habían contratado.

A los hombres, Aravel Flores les ofrecía residencia americana con la condición de casarse con la mujer que ella elegía y tener un seguro de vida. Cuando ya ambas personas se casaban y habían tramitado el seguro de vida en un banco, Flores ordenaba a la pandilla MS-13 asesinar al esposo para luego obligar a la viuda a cobrar el seguro y entregárselo a la pandilla.

La supuesta banda de Aravel está conformada por su hermana, Karla Jennifer Flores Acosta, María Cristina Flores de Cruz, Isabel Melgar Dueñas y tres pandilleros más, uno de ellos recluido en el penal de Izalco.

El juez detalló, con base a lo presentado por Fiscalía, que a Karla se le vincula por guardar documentos relacionados a las víctimas en su casa; María Cristina, según un testigo con régimen de protección, acompañaba a la esposa a reconocer los cadáveres al Instituto de Medicina Legal y la obligaba a llorar; Isabel Melgar guardaba las facturas de pago de seguro y los tres pandilleros se encargaban de amenazar a las víctimas y acompañarlas a cobrar las pólizas de seguro, luego de haber asesinado a sus esposos.


En la resolución, el juez excluyó parte de la prueba ofertada por la Fiscalía por considerarla “no útil” para los hechos atribuidos, como antecedentes penales de los acusados y las órdenes de detención giradas al inicio de la investigación.