Editorial

lunes 18, octubre 2021 • 12:00 am

Justicia transicional, un caso de verdad y perdón El caso de don Armando Durán es trascendental para un país tan ávido de justicia, de verdad, hambriento de reconciliación y paz para su presente y futuro.

Compartir

Verdad, justicia, reparación y perdón. Así culminó el primer proceso judicial derivado de la guerra civil, tras la anulación de la Ley de Amnistía por la Sala de lo Constitucional. Es la historia de don Armando Durán, un hombre que fue secuestrado durante 32 días por guerrilleros a finales de 1986 y que emprendió una lucha por encontrar la verdad, la justicia y en el camino halló la reparación y él perdonó.

Los crímenes de guerra ocurridos en el conflicto armado entre 1980 y 1992 dejaron docenas de miles de víctimas en ambas partes, así como en la población civil inocente.  Don Armando era parte de esa población civil inocente. Cuando emprendió su búsqueda de verdad y justicia hace cinco años, el perdón no estaba en su horizonte, pero  fue el primero en aceptarlo al fundirse en un abrazo junto a su victimario, quien hace casi 35 años era uno de sus secuestradores.

El victimario pidió perdón, relató los hechos y se redimió también de sus delitos. Durán demostró que la justicia y el perdón son posibles sin venganza. El problema es que quienes se entregan a la venganza y se toman la justicia por su mano rara vez saben dónde está el límite y además no cura nada, solo profundiza el odio. Por el caso de Don Armando Durán es tan ejemplar para un país tan cargado de heridas y de cicatrices, tan hambriento de verdad y reconciliación.

El juez del caso dijo que don Armando y el victimario representan a tantas víctimas que no han tenido la oportunidad de alcanzar justicia y envió un mensaje a los diputados, para que en un contexto sin involucrados en el conflicto legislen en favor de los derechos humanos. Y lo más importante, que de estas lecciones tengamos un profundo aprendizaje como sociedad para que no volvamos a caer en la tentación de repetir esos errores y esos horrores.