El juzgado ambiental de San Miguel ordenó al Ministerio de Obras Públicas (MOP) y a la empresa constructora del periférico Gerardo Barrios, UDP Consorcio, sembrar 100 árboles, por cada árbol talado en el parque botánico “El Obrajuelo”. En total, la orden fue sembrar 150,000 ejemplares.

Nacionales

Juez avala construcción de periférico de San Miguel, pero ordena siembra de 150 mil árboles

Rosa Fuentes

martes 27, julio 2021 • 4:30 am

Compartir

El juzgado ambiental de San Miguel ordenó al Ministerio de Obras Públicas (MOP) y a la empresa constructora del periférico Gerardo Barrios, UDP Consorcio, sembrar 100 árboles, por cada árbol talado en el parque botánico “El Obrajuelo”. En total, la orden fue sembrar 150,000 ejemplares.

El juez Elí Díaz Álvarez también ordenó a los demandados, que estos ejemplares sean cuidados por tres años.

Entre las medidas, a cambio de la construcción de la fase II del periférico Gerardo Barrios, el juez también ordenó la construcción de 200 reservorios para la captación de agua y filtración de la misma, para que mitigue el estrés hídrico del país.

Otra de las medidas que impuso el juez es la limpieza del parque botánico y la creación de cuatro escuelas ambientales en San Miguel, Moncagua, Comacarán y Quelepa, que resultan afectados por la tala de los 1,500 árboles. También, los demandados deberán pedir disculpas públicas por el daño ambiental.

El juez también dijo que el MOP y la empresa constructora presentaron los permisos correspondientes, tanto del Ministerio de Medio Ambiente y de las municipalidades involucradas, pero el daño ambiental está a la vista de todos.

Ellos tienen todos los permisos en regla, a esto se le llaman daños permitidos en base al principio protección, recuperación y manejo responsable de medio ambiente y en base al otro principio que dice que el desarrollo económico y social tiene que estar incluido con el medio ambiente", dijo el juez Elí Díaz Álvarez.

Álvarez también explicó que si el MOP y la empresa constructora no cumplen con las medidas impuestas serán procesados por incumplimiento.

También, se pueden demandar por desobediencia ante la Fiscalía General de la República, pero las partes dijeron estar dispuestos a colaborar y acatar las medidas, incluso, adelantaron no apelarán las medidas del juez.

El juzgador además ordenó al MOP y a la empresa constructora, UPD Consorcio, a iniciar con la reforestación “de inmediato”, para cuando termine el periférico, una parte ya esté reforestada. Además, ya deben estar construidos 400 metros cuadrados de reservorios de agua.

La Unidad de Medio Ambiente de la Policía Nacional Civil (PNC), el Ministerio de Medio Ambiente, el Ministerio de Agricultura y Ganadería y las Unidades Ambientales serán los encargados de cumplir las medidas.

El bypass

La construcción de la segunda fase del periférico Gerardo Barrios consiste en la construcción de dos carriles en cada dirección de 8.39 kilómetros, dos hombros exteriores compartidos, 15 metros de ciclo ruta, dos hombros internos de un metro de ancho, y un separador.

Incluye un intercambiador a desnivel, un paso inferior, cuatro retornos con paso inferior, un puente menor, un paso peatonal, cuatro colectores, siete alcantarillas de cajón y nueve alcantarillas de tuberías.

El tramo va desde El Obrajuelo hasta el cantón Hato Nuevo, en San Miguel, 200 metros antes de la intersección de la carretera a San Francisco Gotera. El monto de la obra es de $43,777.05.

El periférico Gerardo Barrios en su totalidad, tiene una longitud de 20.6 kilómetros, y se construye en cuatro paquetes, el primer tramo ya fue habilitado y se realizan las tareas finales para luego proceder a la recepción de la obra.

El paquete I consistió en la ampliación a cuatro carriles de la carretera Panamericana existente, desde el desvío de Moncagua hasta el inicio de El Obrajuelo. Se ejecutó con una inversión de $15,789,877.