Ante un inminente inicio de clases semipresenciales, expertos en psicología y educación recomendaron los juegos, como una herramienta para enseñar a sus hijos cómo protegerse contra el covid-19.

Nacionales

Juego y diálogo para que un niño aprenda sobre covid-19 Algunos niños pueden tardar entre uno y dos meses para acostumbrarse a la implementación de las medidas de bioseguridad.

Jaqueline Villeda

jueves 1, abril 2021 • 4:45 am

Compartir

Ante un inminente inicio de clases semipresenciales, expertos en psicología y educación recomendaron los juegos, como una herramienta para enseñar a sus hijos cómo protegerse contra el covid-19.

La psicóloga, Nadia Guevara, enumeró tres pasos a seguir para que un niño o adolescente pueda aplicar las medidas de bioseguridad: en primer lugar, el padre de familia debe de informarse bien sobre los protocolo en la escuela y sobre la misma enfermedad.

Cuando se maneja el tema, debe transmitirle al hijo de una manera sencilla y dependiendo de la edad, sobre qué es el virus y cómo debe de protegerse; en el caso de los niños pequeños aconseja desarrollar dinámicas como que se encuentran en una “burbujita” y que nadie “debe romperla al acercarse”, así como cuentos que puedan apoyar a comprender sobre qué es el covid-19.

“Hay un juego que consiste en que ellos piensen que hay una burbujita y tienen que proteger esa burbujita y que nadie más tiene que romperla, y la burbujita está alrededor de ellos”, explicó Guevera.

Roxana Calderón, maestra en un centro de bienestar en Aguilares, recomendó el uso de técnicas como cambiar la mascarilla de diferentes colores diariamente, o enseñarle a usar el cubrebocas a través de un peluche que le guste, motivando al niño a que le “coloque de una manera adecuada dicho cubrebocas a su juguete”.

El incentivo de las acciones con premios es otra opción para motivar a los estudiantes a que cumplan con las medidas de bioseguridad, de esta manera cuando el niño se lave las manos o realice otro logro sanitario el padre le premie por su acción.

Sin embargo, Guevara señaló que en el caso de los adolescentes aunque pueden comprender mucho más rápido, lo recomendado es “dialogar con estos y fortalecer el autoestima”, pues según la experta un joven puede no querer usar la mascarilla por reflejar “valor” y que “no tiene miedo” a la enfermedad, dejándose influenciar por su grupo más cercano sobre lo que debe o no hacer.

Es por esto que es indispensable que el padre se apoye en personas que admira su hijo adolescente, y que se protegen contra el covid, para que éstos lo tomen de referencia.

  Ejemplo en casa

Como tercer tip está la práctica y réplica en la casa de las medidas y acciones de bioseguridad, que la familia debe seguir tal cual se estipula para la escuela, recomendación compartida entre la psicóloga y maestra.

El padre de familia juega un papel importante, porque aquí lo que predomina es el diálogo frecuente que se tiene que tener con el niño y la niña, porque así como nosotros se lo expliquemos en casa, ellos lo van a llegar a poner en práctica al centro escolar”, indicó Calderón.

La adaptación y costumbre podrá tardar entre un mes y dos según Guevara, que será un tiempo en el que la familia deberá ser constante en el aprendizaje de dichas acciones sanitarias.

Bajo el punto de vista de Sandra Erazo, docente en el Centro Escolar Caserío, San Cristóbal, Guazapa, el mayor reto en el inicio de clases para los alumnos será cumplir con las medidas de bioseguridad, pues “si los hábitos no están en casa, se le hace bien difícil al padre, principalmente porque él es el que lo tiene que proveer y esta cuestión del virus es una cuestión totalmente de vida higiénica saludable”.

Una de las estrategias del ministerio son las “burbujas de protección”, estipuladas en el plan  “La alegría de regresar a la escuela”, en el que se acoplarán grupos de siete estudiantes para interactuar en las actividades escolares.

  Vigilancia

Jorge Panameño, médico infectólogo, recordó que las aulas deben estar ventiladas y con suficiente espacio entre pupitres, así como una distancia que debe mantenerse en el transporte escolar, y un cambio constante de mascarilla diariamente.

Padres de familia indicaron que su mayor preocupación  es “cómo los maestros puedan controlar a niños de preparatoria y kinder en las escuelas”, y debido a esta incertidumbre han decidido enviar a sus hijos pero “no desde el inicio”.

Basado en lo anterior, para Panameño es importante estar “supervisando constantemente  los centros de estudio”, pues de lo contrario “con un niño que esté infectado en un salón de clases es suficiente para que todos adquieran el virus”.

Para evitar estas situaciones, tanto la psicóloga como el infectólogo recomiendan a los padres evaluar de manera particular si su hijo cumplirá o no con las medidas de prevención para no contraer el virus, recordando que las clases semipresenciales serán voluntarias.

 

Cuatro filtros

La ministra de Educación, Carla Hananía, explicó que se poseen cuatro filtros durante el retorno a las aulas.

 

  1. Padres:

Si el niño presenta síntomas deberá abstenerse de enviarlo a las clases.

 

  1. Transporte:

El motorista deberá estar atento a que ningún niño presente síntomas de covid-19, de lo contrario deberá regresarlo a su casa.

 

  1. Entrada de escuela

El protocolo de ingreso a la escuela estará atento a que ningún niño presente síntomas sino no podrá dejarlo ingresar a la escuela y llamar al contacto familiar y al 132.

 

  1. Aula

El maestro deberá enviar al niño al “espacio de contención”, informar a la dirección de la escuela, contactar a un familiar y llamar al 132.