El caserío El Mozote, en Arambala, al norte de Morazán recibió la visita inu­sual de dos jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el mismo tribunal que hace seis años declaró responsable al Estado salvadoreño de la msacre ocurrida en 1981.

Nacionales

Jueces de Corte IDH supervisan medidas de sentencia El Mozote

Saraí Alas / Iliana Cornejo

viernes 31, agosto 2018 • 12:03 am

Compartir

El caserío El Mozote, en Arambala, al norte de Morazán recibió la visita inu­sual de dos jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el mismo tribunal que hace seis años declaró responsable al Estado salvadoreño de la msacre ocurrida en 1981.

Los jueces Eugenio Raúl Zaffaroni y Humberto Sierra Porto fueron recibidos por los familiares de las más de 1,000 víctimas de la masacre de El Mozote, sus sobrevivientes y representantes del gobierno salvadoreño, quienes expusieron el cumplimiento de algunas medidas como el programa de desarrollo.

Sin embargo, las víctimas expusieron la falta de atención psicosocial, que la Corte ordenó y además que la escuela que se construye lleva años sin un avance concreto en su edificación.

“Pedimos a las autoridades que nos puedan explicar el tiempo que llevará el proceso de construcción hasta terminar esta obra. Sabemos que hace muchos años que ha iniciado, para nosotros ha avanzado muy poco y nos preocupa, no porque se termine rápido, sino porque nuestros jovenes y nuestros niños necesitan poder estar en un ambiente agradable”, dijo Pedro Márquez, un familiar de las víctimas a los jueces.

Los ministerios de Cultura, Obras Públicas, Educación y Salud expusieron algunas medidas cumplidas, como el asfaltado de la calle, un centro de salud, la construcción de la referida escuela y la difusión de la historia de la masacre, para garantizar que no vuelva a ocurrir.

“(Quiero) ratificarles el compromiso que él personalmente tiene con el cumplimiento de la sentencia de la Corte de los derechos humanos”, dijo ayer María Silvia Guillén, comisionada presidencial para los derechos humanos.


Gisela Deleón, del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) señaló que la Corte mantiene el caso abierto hasta que el Estado cumpla con las medidas, y aceptó que han habido medidas “significativas”, como mostrar al público lo que ocurrió en la masacre.

“El hecho de que la Corte haya venido a El Mozote es muy significativo, no lo hace de manera muy frecuente. Creo que es significativo para las víctimas, es muy valioso que las víctimas se dirijan a los jueces”, agregó Deleón.

Los jueces verificaron el cumplimiento de las medidas dictadas en 2012. / Saraí Alas