Deportes

Josep Bartomeu niega conocer el contenido de las cuentas del “Barcagate” El expresidente del FC Barcelona admitió la contratación de la empresa I3 Ventures pero niega conocer los contenidos.

Redacción Deportes

martes 5, octubre 2021 • 8:46 am

Compartir

El expresidente del FC Barcelona Josep Maria Bartomeu explicó ante el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona que no tenía "ningún conocimiento" de las cuentas de las redes sociales dedicadas a difamar al empresario Jaume Roures, quien se ha querellado contra él por calumnias e injurias en relación al con el caso 'Barçagate'.

En la declaración que hizo este lunes, Bartomeu insistió en que “ni siquiera” participó “en ninguna de esas cuentas” ni dio “ninguna orden ni instrucción para nada” a la empresa Nicestream para que creara esos perfiles.

Además, dijo que no conocía “a nadie que haya hecho esto” y que no había visto el contenido de las cuentas 'Jaume, un film de terror' (Facebook) y 'Jaume de terror' (Twitter) hasta que leyó la querella.

Según Bartomeu, las cuentas de Facebook del 'Barçagate' “formaban parte del monitoreo” contratado a la empresa Nicestream, pero recalcó que en “ningún momento” sabe “quién las ha creado ni quién está detrás”.

Por otro lado, el expresidente de la entidad azulgrana admitió que conoció a Carlos Ibáñez, el propietario de Nicestream, en octubre de 2017: “En aquel momento, debido a diferentes situaciones, el caso Neymar, y todo el caso del 'procés' con las detenciones necesitábamos tener información de las redes”.


“A raíz de preguntar a algunas personas, el señor Jaime Malet me presentó a Nicestream y al señor Ibáñez. Vino un día a mi despacho y nos reunimos con el señor Óscar Grau (exdirector general del club) y el señor Jaume Masferrer (la mano derecha de Bartomeu). Como era lo que yo buscaba, decidí contratarle. Fue la primera y la última vez que vi al señor Ibáñez”, sentenció.

Bartomeu consideró ante la jueza Alejandra Gil que "hay que ponerse en la situación de ese momento social en Cataluña". Según él, entonces “había patrocinadores preocupados por el futuro del club y qué pasaría con las competiciones”.