Joe Biden se pondrá este miércoles al frente de un país distinto al que dejó en 2017, cuando cesó como vicepresidente. El huracán Donald Trump casi lo ha barrido todo, hasta el punto de sacudir los cimientos de la democracia el 6 de enero con un inédito asalto al Capitolio en pleno proceso de certificación de los resultados de las elecciones de noviembre.

El Mundo

Joe Biden, ante el reto de curar las heridas de EE.UU. Revertir el legado más polémico de Trump y trabajar por la unidad, objetivos urgentes del nuevo presidente

Propio

miércoles 20, enero 2021 • 3:45 am

Compartir

Joe Biden se pondrá este miércoles al frente de un país distinto al que dejó en 2017, cuando cesó como vicepresidente. El huracán Donald Trump casi lo ha barrido todo, hasta el punto de sacudir los cimientos de la democracia el 6 de enero con un inédito asalto al Capitolio en pleno proceso de certificación de los resultados de las elecciones de noviembre.

Biden no ha ocultado que uno de sus grandes retos será el de unir a un país más polarizado que nunca, para lo cual se presenta como una figura de consenso que no suscita especiales críticas en unas filas republicanas que parecen cada vez más hartas de los excesos de un Trump al que, tras consentirle durante años, ya nadie controla en Washington.

Tras el experimento que supuso el magnate neoyorquino en la historia política norteamericana, los estadounidenses votaron de forma abrumadora a favor de nuevo de un candidato del ‘establishment’. Más de 81 millones de personas --una cifra sin precedentes-- respaldaron a Biden, que se presentaba con el aval de más de tres décadas como senador y ocho años al lado del aún popular Barack Obama.

Proyecta una imagen de estabilidad que, en lo político, no rompe moldes, hasta el punto de que la vertiente más progresista del Partido Demócrata le ha afeado en varias ocasiones su falta de compromiso con políticas de izquierdas. Tampoco convencía a sus compañeros en un principio volver a la fórmula de hombre, blanco, mayor que parecían haber dejado atrás con Obama y Hillary Clinton. Sus principales bazas a nivel discursivo han sido los mensajes a favor de revertir los destrozos que haya podido causar Trump, desde una mayor ambición en materia de cambio climático a una revisión de la política migratoria, pasando por una mayor presencia de mujeres en su gabinete --avanza hacia un Gobierno cercano a la paridad--.

El mismo día de su investidura, tiene previsto promulgar una serie de medidas con las que marcar distancias con su antecesor, desde la incorporación de Estados Unidos a los Acuerdos de París contra el cambio climático a la rescisión del veto migratorio a ciudadanos de países de mayoría musulmana. También firmará la prórroga para la devolución de préstamos a universitarios, la ampliación de la moratoria contra los desahucios, y el uso obligatorio de mascarillas en instalaciones federales y viajes interestatales, entre otras medidas, según Axios.


 

Presidente más viejo

A Biden la Presidencia le llega más tarde de lo que le hubiera gustado y será el comandante en jefe de mayor edad de la historia, con 78 años. Sus entradas corriendo a escenarios donde iba a pronunciar discursos han sido especialmente comentadas, por el evidente mensaje que había detrás para quienes temen que sea muy mayor.

Es el  el decimoquinto vicepresidente que logra el ascenso --el último fue George H. W. Bush en 1989--. En esta ocasión, a su lado tendrá por primera ve a una mujer, Kamala Harris, hija de inmigrantes y aspirante ‘de facto’ a liderar el país si la edad no le permite a Biden optar a un segundo mandato.

 

2 datos sobre Biden

  1. Segundo presidente católico de EE.UU.

Joe Biden es el segundo católico en alcanzar la Casa Blanca, el anterior fue John F. Kennedy en 1960.

  1. Presidente con mayor edad

Joe Biden será el presidente estadounidense que asume con mayor edad: 78 años.