Acantilados se ubica en el kilómetro 41 y medio de la Carretera del Litoral, en las costas de La Libertad. / Diego García

Economía

Invierten $5 mills. en hotel de playa Acantilados

Gabriela Villarroel

viernes 9, noviembre 2018 • 12:00 am

Compartir

El grupo Rodifa S.A. de C.V. invirtió $5 millones en el diseño y construcción del complejo turístico Acantilados, inaugurado ayer, edificado sobre la escarpa de la costa salvadoreña, en el Puerto de La Libertad.

Acantilados está ubicado en el kilómetro 41 y medio de la carretera del Litoral. Se extiende sobre un área de construcción de 5,000 metros cuadrados, a cinco minutos del Malecón del Puerto de La Libertad, uno de los principales destinos turísticos del país.

Con este proyecto, Rodilfa, un consorcio familiar de origen salvadoreño con experiencia en el rubro hotelero, apuesta por “desarrollar no solo la zona costera y la Libertad, sino por ser un polo de desarrollo para el país”, aseguró Blanca Orellana de Martínez, gerente general de Acantilados.

El complejo, explicó, consiste en un hotel boutique, restaurantes con menús diseñados por chefs de alta cocina, mixólogos, y salones de conferencias con espacio para más de 300 personas.

La empresa desarrolladora generó más de 400 empleos directos en la fase de construcción del complejo y empleará a más de 70 personas en su etapa operativa, aseguró la empresaria, quien destacó que la mayoría de empleados son habitantes de la zona.

El alcalde de la municipalidad, Miguel Ángel Jiménez, destacó que “gracias a los inversionistas que creen en El Salvador, el Puerto de La Libertad es ya un referente del turismo”.


 

Características

A tan solo 40 kilómetros de la capital salvadoreña y menos de 35 desde el Aeropuerto Internacional Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez (MOARG), el complejo turístico ofrecerá a sus visitantes nacionales y extranjeros “una mezcla de tradición e innovación”, aseguró la gerente general.

El hotel, con un diseño minimalista, tiene 19 habitaciones temáticas de tipo sencilla, doble e imperial, con tres diferentes diseños: Bahía, Arrecife, y Acantilados. Todos los cuartos tienen vista al mar y las amenidades de cualquier hotel de ciudad, explicó la empresaria.

Los salones para conferencias se distribuyen en un “ballroom” con espacio para más de 300 personas y dos salones más para albergar a unas 40 personas. El espacio de estacionamiento es para 300 vehículos.

El área de entretenimiento incluye dos piscinas de agua salada y una “infinity pool”, un voladizo elevado sobre el mar. Además están dos restaurantes: Fausto, una fusión gastronómica de cocina salvadoreña y peruana; y el Café Casco by Acantilados, que ofrece comida típica elaborada con piedra, barro y platillos de origen natural.