La depresión, el pánico y la ansiedad son algunas de las consultas más frecuentes. / DEM

Nacionales

Intentos suicidas, violencia y abuso sexual, las complicaciones de la cuarentena Advierten que hay cuadros que se han complicado durante la cuarentena domiciliar por el COVID-19.

Roxana Lemus

lunes 4, mayo 2020 • 12:04 am

Compartir

Psicólogos de la Agencia Consultora de El Salvador (Acoes) y la Asociación Nacional de Psicología Salvadoreña (Anapsis) han brindado atención a personas con intentos suicidas y crisis de pánico, y ante violencia doméstica y abuso sexual. Los profesionales de la salud mental advierten que hay cuadros complicados durante la cuarentena domiciliar.

El confinamiento en los hogares obligado por la pandemia de COVID-19 ha dado lugar a diferentes situaciones que afectan la salud mental,  misma que desde la segunda semana de marzo ha preocupado a los profesionales de Acoes y Anapsis, quienes se han organizado para brindar atenciones psicológicas a nivel nacional.

Gloria Orellana, directora de Acoes, explicó a Diario El Mundo que actualmente se han brindado 220 atenciones personalizadas, entre ellas algunos cuadros complicados “como intento de suicidio, casos de violencia doméstica, abuso sexual y crisis de pánico”.

“Es un momento de urgencia en materia de salud mental; la población está expuesta porque somos una sociedad con poco trabajo en salud mental, hay una deuda histórica de apoyo a la labor psicológica en nuestro medio y eso nos hace más vulnerables ante estas situaciones”, dijo.

Indicó que las situaciones emocionales por las que más consulta la población son “depresión, trastorno del comportamiento suicida, pánico, crisis de ansiedad, angustia, desordenes de sueño y alimenticios, y estrés”.

“(Estas) no son psicopatías, pero pueden derivarse con el tiempo a psicopatologías. Cabe mencionar que había casos diagnosticados antes del COVID-19 y ahora se han complicado”, señaló.


Explicó que en su mayoría “no son cuadros clínicos, sino reacciones por el cambio”. Aseguró que el temor generado ante una situación diferente, “a la que nunca nos habíamos enfrentado”, ha producido “una reacción emocional que ha conllevado a la crisis”.

“El exceso de información, muchas veces exagerada y no basada en un argumento científico, el miedo al contagio personal y de ahí al contagio familiar, como una reacción al cambio (actual), influyen de gran manera en la salud mental de las personas”, destacó.

Aclaró que el miedo es una emoción completamente normal, que genera un estado de alerta ante un peligro, mismo que obliga a buscar la mejor manera de protegerse pero se complica cuando se dan un cúmulo de acciones, las cuales llevan al pánico y este último interfiere en el desarrollo normal de las personas.

Tanto Acoes como Anapsis están preocupados por las consecuencias emocionales “derivadas y agudizadas por la pandemia del COVID-19”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

En el marco de la pandemia, Acoes y Anapsis señalaron que las autoridades sanitarias no han tomado medidas para la salud mental de pacientes y familiares contagiados con COVID-19,  personal de salud, personas cumpliendo cuarentena en centros de contención y para el resto de la población.

Las personas pueden solicitar atención a través de la página de Facebook Acoes El Salvador y la fanpage de Anapsis. También por medio del WhatsApp 7907- 8407 y los correos acoes.lideres@gmail.com y anapsis.org@gmail.com.   Todo el apoyo es gratuito durante la emergencia.