Editorial

lunes 5, febrero 2018 • 12:00 am

Inseguridad: el círculo vicioso de la impunidad

Compartir

Marvin Enrique Deodanes aparece desafiante, en un vídeo que la PNC puso en Youtube en septiembre de 2014, había sido detenido en la zona de Panchimalco por disparar al aire con un fusil de guerra M-16, junto a un menor de edad.

El Código Penal, en su artículo 346, dice que la “tenencia, portación o conducción” de armas de guerra recibe penas de cuatro a diez años de cárcel. Sin embargo, a Deodanes no le pasó nada.  Solo unos meses después, en mayo de 2015, fue arrestado nuevamente en la ribera del río Amayito del cantón Azacualpa del municipio de Panchimalco, con otro fusil, esta vez con un AK-47.

Entonces, cómo se explica que este delincuente -que tenía ocho órdenes de captura- estaba libre y el viernes se enfrentó a tiros con la Policía Nacional Civil, al sur de la capital, en la emboscada que dejó un policía muerto y ocho heridos.  También era responsable del desplazamiento forzoso de 40 familias.

¿Quién falló en mantener en la cárcel a un tipo que es capturado dos veces con fusiles de guerra? ¿La PNC? ¿La Fiscalía? ¿Los jueces que lo soltaron? El problema de nuestra inseguridad tiene que ver con este tipo de situaciones, el círculo vicioso de la impunidad.