Archivo DEM

El Mundo

Informe revela que exfiscal de EEUU presionó para separar a 3,000 niños migrantes y deportar a sus padres Por primera vez, en un informe de EEUU altos cargos reconocen que comprendían las consecuencias de la 'tolerancia cero' y aún así no pusieron un freno.

Javier Maldonado con reportes de CBS News, Telemundo, Univision y NBC News

jueves 14, enero 2021 • 5:52 pm

Compartir

El exfiscal general de EEUU, Jeff Sessions y su equipo presionaron para que se implementara la separación de miles de familias migrantes entre 2017 y 2018, durante la aplicación de la política “tolerancia cero”, incluso cuando los fiscales federales advirtieron su preocupación por la corta edad de algunos de los niños migrantes, según un informe publicado hoy por la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Justicia.

El informe de 93 páginas, publicado este jueves, encontró que Sessions y sus principales asesores, incluido su consejero Gene Hamilton, no se coordinaron con los fiscales estadounidenses, el Servicio de Alguaciles, ni los refugios antes de ordenar la política de "tolerancia cero”, cuya consecuencia aún la sufren más de 600 niños que no pueden ser reunificados con sus padres porque las autoridades los deportaron o porque nunca registraron sus contactos.

El resultado: los adultos fueron acusados por entrada ilegal, en muchos casos deportados, y más de 3,000 niños —incluso bebés— quedaron bajo custodia del estado, sin rastro de sus papás. Eso concluyó la Oficina del Inspector General (OIG) tras revisar el proceso de planificación e implementación de la medida.

Concluimos que el enfoque obstinado del Departamento de Justicia en aumentar los juicios de inmigración se produjo a expensas de una consideración cuidadosa y adecuada del impacto de los juicios contra unidades familiares y las separaciones de menores”. concluye el informe.

Necesitamos llevarnos a los niños", dijo Sessions en una llamada en mayo de 2018, según notas tomadas por varios fiscales y recogidas en el informe. "Si se preocupan por los niños, no los traigan, no se les dará amnistía a los niños, ni a las personas con niños". añadió, según reproduce la cadena Telemundo.

Creo que lo más importante que sale de esto es la profunda premeditación y la intención del esfuerzo de la separación familiar, a pesar del daño que se sabía causaría a padres y niños”. señaló a la cadena NBC News un exoficial del Departamento de Justicia.


El senador demócrata Dick Durbin, quien solicitó el informe en julio de 2018, advirtió en un comunicado que pedirá una audiencia en el Senado para hacer responsables a quienes implementaron la política.

Aquellos que planearon y ejecutaron la política de cero tolerancia deberán vivir con el conocimiento que su crueldad y cobardía son responsables de las heridas que estos niños cargarán el resto de sus vidas”. dijo Durbin.

La cadena CBS News destacó que en el informe se señala que a los fiscales estadounidenses a lo largo de la frontera sur no se les informó inicialmente que Sessions quería que procesaran a todos los padres migrantes que habían sido detenidos con hijos menores.

John Bash, el exfiscal del Distrito Oeste de Texas, dijo al equipo del Inspector General del Departamento de Justicia que el entonces Fiscal General Adjunto Rod Rosenstein dijo que los fiscales podrían negarse a procesar algunos casos de migrantes si involucraban a padres de niños que tenían una discapacidad o hablaban “lenguas precolombinas”.

En una declaración a NBC News, el entonces fiscal general adjunto,  Rosenstein, lamentó la política que separó a familias. Sin embargo, el informe indica que Rosenstein y Sessions “expresaron su disposición para perseguir adultos de unidades familiares” aunque sabían que eso llevaría a la separación de padres y niños.

Desde que dejé el Departamento, frecuentemente me cuestiono qué pude haber hecho diferente, y ningún tema ha ocupado más mi pensamiento que la política migratoria de tolerancia cero. Fue una política fallida que nunca tuvo que haber sido propuesta o implementada. Desearía que todos hubiéramos sido mejores”. dijo Rosenstein.

Rosenstein es uno de los pocos funcionarios de la administración Trump que ha expresado su pesar sobre su participación en la aplicación de la política migratoria.