El domingo 28 de febrero se celebraron las elecciones para diputados de la Asamblea Legislativa y concejos municipales. /DEM

Economía

Industriales urgen a unidad y reconciliación tras resultados electorales La ASI pidió dejar de lado las discusiones y atender con prontitud la crisis económica que enfrenta El Salvador.

Uveli Alemán

lunes 1, marzo 2021 • 4:46 pm

Compartir

La Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) urgió esta tarde a un mensaje de unidad y reconciliación tras los resultados preliminares de las elecciones que dan la mayoría de votos para diputados y concejos municipales al partido de Nuevas Ideas.

En un comunicado, la gremial industrial manifiesta que “debemos voltear la página y empezar a reactivar el país” porque “demasiado tiempo hemos perdido en discusiones estériles” que polarizar la sociedad salvadoreña.

El domingo 28 de febrero se celebró la jornada de elecciones para diputados de la Asamblea Legislativa, Parlamento Centroamericano y concejos municipales. Los resultados preliminares le dan la ventaja al partido de Nuevas Ideas, afín al presidente de la República, Nayib Bukele.

-9 %CaídaEl Fondo Monetario Internacional prevé que el PIB de El Salvador caiga hasta -9 % por la pandemia.

La ASI recuerda que El Salvador se enfrenta a una recesión económica debido a la pandemia del covid-19, la peor crisis de los últimos 40 años y que haría retroceder a los indicadores sociales, como pobreza, en dos décadas.

“No tenemos tiempo, no podemos seguir esperando. El país debe avanzar, debemos dejar de culparnos y de buscar excusas. Es necesario que todos los sectores trabajemos juntos eliminando las diferencias y los obstáculos que impiden nuestra competitividad y el crecimiento económico del país”, indica la ASI en su comunicado.

Reitera que las autoridades encontrarán en la gremial “un aliado para el progreso y gobernabilidad de El Salvador”, al igual que una institución crítica de política públicas inadecuadas.


La ASI sumó que la lógica del empresario es producir y no bloquear acciones gubernamentales. “Nosotros no somos enemigos, ni adversarios políticos”, dijo.