El ferry pretende conectar al puerto de La Unión con Puerto Caldera, en Costa Rica. / DEM

Economía

Industriales: el ferry con Costa Rica es una opción muy cara

Gabriela Villarroel

viernes 26, octubre 2018 • 12:02 am

Compartir

El proyecto del ferry entre El Salvador y Costa Rica, que no ha logrado iniciar su operación pese a los reiterados impulsos de ambos países, resulta una alternativa muy cara para los importadores y exportadores, manifestó ayer Eduardo Cáder, presidente de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI).

Hace dos años, el puerto de La Unión y el Puerto Caldera, de Costa Rica, hicieron un primer esfuerzo por concretar este transporte multimodal, sin éxito. Incluía la movilización de furgones completos a través de un buque de alta velocidad y un tramo en tierra hasta su destino.

Seis meses atrás, la crisis que atraviesa Nicaragua hizo que el proyecto cobrara vida de nuevo, debido a la severa afectación en el comercio: los transportistas del norte y sur de Centroamérica buscaron vías alternas para sortear los constantes cierres y terminaron por crear nuevas rutas.

“El ferry no es una solución, es una alternativa y cara por cierto. Es más caro que el transporte terrestre”, aseguró Cáder, quien destacó que este transporte “ha estado perdiendo incluso su valor de alternativa”, y que “si hubiera estado listo, operando para cuando se dio el problema en Nicaragua, no hubieran alcanzado ni a cubrir la demanda”.

 

Ajustes pendientes


Mónica Segnini, CEO de Desacarga, la empresa autorizada para la operación del ferry, aseguró que, al iniciar las pruebas de optimización del sistema, “hemos identificado detalles que requieren ser ajustados antes de iniciar con la operación”.

Entre estos detalles citó la adecuación de documentos y las condiciones marítimas y de infraestructura del Puerto Caldera. “Hemos debido solicitar algunos ajustes para el atraque y operación logística de nuestro buque”, explicó.

“Adicionalmente, queremos hablar el mismo idioma entre Costa Rica y El Salvador, que el proceso en aduanas y puertos esté lo más homologado posible”, agregó.

Por su parte, Cader consideró que “no hay infraestructura para atender técnicamente” de parte de El Salvador.