Economía

Industria aérea tiene un lento despegue en Centroamérica Datos de IATA, a la tercera semana de septiembre, dan cuenta de una baja del 90 % en el flujo de pasajeros. Las aerolíneas esperan incrementar sus operaciones en el istmo mientras sigue el temor de una “segunda ola”.

José A. Barrera

viernes 23, octubre 2020 • 4:30 am

Compartir

Hasta la tercera semana de septiembre, el sector aéreo en Centroamérica reportó una baja del 90 % en la cantidad de vuelos contra el mismo período del año pasado.

El rubro es uno de los más golpeados por las medidas adoptadas para frenar la pandemia del covid-19 y enfrenta el reto de volver a enamorar a los pasajeros.

De acuerdo con fuentes de la industria, aunque hay optimismo por el reinicio de operaciones, no hay una certeza completa sobre el éxito del sector en su etapa de reactivación que se aceleró entre agosto y octubre.

34 %Del flujo de 2019Al cierre de 2020, el flujo de pasajeros será solo el 34 % de lo logrado en 2019.
4.1MillonesDe empleos relacionados con la aviación están en riesgo en Latinoamérica.

David Hernández, representante de la región de la Asociación del Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés), explicó que para el cierre del año se tendrá alrededor del 34 % de los pasajeros transportados en 2019 y anticipó, que si no hay rebrotes, se podría lograr una recuperación a nivel prepandemia hasta 2024.

La industria aeronáutica es clave para Latinoamérica, es una actividad que antes de la emergencia sanitaria aportaba al Producto Interno Bruto regional $167,000 millones, además un impacto en empleos por el orden de los 7.2 millones.


Hernández explicó que la crisis ha puesto en riesgo a $98,000 millones y a unos 4.1 millones de empleos.

El rubro trabaja en recuperar la confianza reforzando sus controles sanitarios y protocolos en su operación, los que incluyen requisitos como pedido de pruebas PCR en casi todos los territorios.

Actualmente casi todos  los territorios tienen limitantes para el ingreso de viajeros, los que incluyen pruebas negativas a covid-19.

¿Pruebas de antígeno?

Aunque casi todos los países exigen pruebas PCR, Guatemala cambió hace un mes sus disposiciones para permitir ahora que los viajeros también presenten pruebas de antígenos hechas con hasta 72 horas antes del viaje.

Francis Argueta, director general de Aviación Civil de Guatemala, explicó que tras la implementación de la iniciativa se incrementó en un 30 % la demanda de boletos por lo que invitó a que las autoridades de los otros países de la región también la adopten.

Argueta dijo que los precios entre una prueba de antígenos y una PCR hacen una gran diferencia, ya que la primera puede comprarse en el mercado por alrededor de $10. En contraste, la prueba PCR puede costar hasta $160.

Datos de la IATA refieren que aún hay cautela entre los viajeros para comprar boletos.

Hernández, de IATA, dijo que la industria trabaja en recuperar la confianza, pero reconoce que no solo el pedido de pruebas desincentiva a los consumidores que también enfrentan períodos de cuarentena en algunos mercados.

Cambios en el mercado

Avianca, la aerolínea con más operaciones en el istmo, destacó que aún opera a un 25 % de capacidad y que podría alcanzar el 40 % hasta el primer trimestre de 2020.

David Alemán, director general de la aerolínea para México, Centroamérica y El Caribe, valoró que hay cambios relevantes en el mercado como una caída en el número de pasajeros corporativos, pero una recuperación en el de turismo y familiares.

Tres datos que debe saber de la industria en la pandemia

  1. Aerolíneas debilitadas: Avianca y Latam, los dos mayores grupos aéreos de Latinoamérica, se acogieron a planes de reestructuración por la pandemia.
  2. Recuperación y bioseguridad: El Salvador aplica medidas de bioseguridad en su aeropuerto internacional, que ya opera al 30 % de su capacidad.
  3. Contra las cuarentenas: La industria está en contra de activar nuevos períodos de cuarentena, en cambio apoya la medida pedir pruebas negativas.

Conclusiones

El rubro trabaja en recuperar la confianza reforzando sus controles sanitarios y protocolos en su operación, los que incluyen requisitos como pedido de pruebas PCR en casi todos los territorios. Sin embargo, se muestra cauto por el riesgo de nuevas olas de contagios.