La Asamblea Legislativa, abrió recientemente las entrevistas de los 30 aspirantes que envió el Consejo Nacional de la Judicatura, de los cuales se elegirán a cinco propietarios y cinco suplentes,  para integrar las diferentes salas  de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).  En anteriores elecciones los diputados de los diferentes partidos políticos hacían que cumplían la Constitución y las resoluciones que los obligaba a ceñirse al proceso de elección, sin embargo nadie ignora que las entrevistas eran solo un show, pero al final los partidos políticos mas fuertes como ARENA y el FMLN, se repartían el mayor número de plazas en la CSJ.

Opinión

Independencia y moralidad notoria

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios @Jaime_RO74

miércoles 16, junio 2021 • 12:00 am

Compartir

La Asamblea Legislativa, abrió recientemente las entrevistas de los 30 aspirantes que envió el Consejo Nacional de la Judicatura, de los cuales se elegirán a cinco propietarios y cinco suplentes,  para integrar las diferentes salas  de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).  En anteriores elecciones los diputados de los diferentes partidos políticos hacían que cumplían la Constitución y las resoluciones que los obligaba a ceñirse al proceso de elección, sin embargo nadie ignora que las entrevistas eran solo un show, pero al final los partidos políticos mas fuertes como ARENA y el FMLN, se repartían el mayor número de plazas en la CSJ.

De este modo quedaba burlada la ley, dado que no era posible según sus filtros, que cualquier ciudadano independiente y con moralidad notoria, pudiera acceder a una magistratura sin tener que rendir sus principios a los diputados que los elegían, es decir que de una u otra manera ese magistrado electo quedaba preso de  estos partidos políticos, que dicho sea de paso algunos de estos electos no les costaba estar supeditados ya que su naturaleza oportunista y audaz les permitía someterse y emitir resoluciones favorables a los intereses partidarios o económicos.

De cuando en vez, se lograba colar algún ciudadano con principios y valores y era elegido por error, es así como se logró democratizar aún más el país, y se emitieron sentencias que transparentaron el uso de los recursos públicos, se eliminó el abuso de los fondos reservados mediante la inconstitucionalidad de ciertos artículos de la ley AFI, se afirmó la rendición de cuentas, se allanó el camino para el acceso a la información publica y mediante sentencias se restringió al abuso de autoridad de ciertos mandatarios, se alcanzaron las candidaturas independientes, el voto por rostro y el voto cruzado.

De manera que El Salvador por primera vez estaba saliendo del túnel en el que lo habían conducido los diferentes partidos políticos ARENA, FMLN, GANA, PDC, PCN entre otros,  que percibían los recursos del Estado con sentido patrimonialista, en la que se apropiaron por décadas de recursos públicos como quisieron, de tal modo que  ciertos diputados después de vivir en zonas populosas terminaran en mansiones de lujos y coleccionando vehículos alta gama, de ahí el repudio del pueblo por estos malos políticos.

Esto fue lo que le juraron al pueblo salvadoreño los ahora diputados del partido Nuevas Ideas, conocidos como la aplanadora cyan, que no harían, sin embargo en la práctica no ha sido así, ya que han quebrantado su palabra desde el primero de mayo, al destituir, sin antejuicio previo, a los magistrados de la Sala de lo Constitucional e imponer a cinco magistrados que no estaban en la lista del CNJ, ni tampoco fueron electos cumpliendo la sentencia de inconstitucionalidad 19-2012, en la que se establece que  la competencia y moralidad notoria, es fundamental  para asegurar que el candidato no actúe fuera de la ley ni responda a intereses oscuros.

Así mismo debe tener cualificación técnica y académica requerida para el idóneo desempeño como magistrado de la CSJ,  es decir  “competencia notoria” del mismo modo debe estar dotado de probidad, honestidad y rectitud, aptitudes necesarias para desempeñar con dignidad e independencia la investidura, lo cual representa la “moralidad notoria”, requisito “sine qua non” establecido en la Constitución; en suma, el ejercicio de una alta magistratura en la CSJ debe ejecutarse sin ningún tipo de presión ni injerencia interna de externa, para que las resoluciones emanadas de la CSJ estén dotadas de justicia y  del más alto razonamiento jurídico.


De la misma manera los diputados de Nuevas Ideas al imponer a los magistrados sustitutos incumplieron las sentencias de inconstitucionalidad 77/97-201 y 56-2016, en las que se establece “la necesaria despartidización de los órganos e instituciones públicas que tienen funciones constitucionales de control sobre el ejercicio de los políticos”  lo que requiere que los funcionarios electos en tales entidades no posean afiliación partidaria o cualquier tipo de vínculo jurídico o material con partidos políticos antes o después del acceso al cargo, para garantizar su independencia, imparcialidad y transparencia.

En suma, el proceso de selección de conformidad a la Constitución y la resoluciones aludidas, no fueron observadas por los diputados de NI, al imponer los magistrados sustitutos, ni tampoco se está tomando en cuenta en la selección que se está llevando a cabo, dado que más parece que los diputados están buscando que los candidatos asientan las ilegalidad cometidas desde el primero de mayo, más que por conocer su capacidad técnica e independencia.