Puerto de La Unión. Archivo DEM

Economía

Icefi: estudio oficial sobre zonas económicas tiene deficiencias y datos falsos El tanque pensamiento obtuvo, vía Ley de Acceso a la Información Pública, los estudios que respaldan la propuesta del Gobierno. Descubrió deficiencias técnicas y datos falsos, por lo que solicitó no aprobar la ley hasta no tener estudios serios.

Maryelos Cea

martes 9, octubre 2018 • 12:01 am

Compartir

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) reveló ayer deficiencias técnicas y datos falsos en los estudios que respaldan la propuesta gubernamental de crear zonas económicas especiales (ZEE) y por ello solicitó a la Asamblea Legislativa no aprobar el anteproyecto de ley que recibió en julio de este año.

A través de la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP), el Icefi tuvo acceso al “Documento de análisis económico sobre anteproyecto de ley de la zona económica especial de la región sur oriental de El Salvador”, elaborado por el Ministerio de Economía (Minec) y el Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (Proesa).

El estudio se elaboró con base en un solo escenario, cuando el diseño de las políticas públicas exige que se consideren diferentes circunstancias “porque no sabés cómo se comportarán los agentes fiscales” con el paso del tiempo, indicó Ricardo Castaneda, analista del Icefi, durante una conferencia de prensa ofrecida en San Salvador.

La ley de ZEE propone crear centros logísticos, parecidos a las actuales zonas francas, en 26 municipios de la franja costero marina de la zona oriental. Ofrece agresivos incentivos en nombre de la atracción de inversión, entre ellos exenciones fiscales perpetuas.

 

$93.8
millones
La muestra de 89 empresas habrían dejado de tributar $93.81 millones en 2016 si hubieran estado en las ZEE.

El único supuesto que plantea el documento oficial es que 89 empresas ya existentes, que gozan de incentivos fiscales y cumplen con los criterios para establecerse en las ZEE, invertirán en estas áreas en las mismas condiciones que hasta hoy lo han hecho.


Este escenario deja fuera situaciones como la posible respuesta de los países vecinos en cuanto a la oferta de incentivos fiscales o que las empresas solo se relocalicen en las ZEE, lo cual no tendría ningún efecto en la inversión o la generación de empleos.

 

$64.2
millones
Dado que el beneficio tributario de esas 89 inversiones sería $29.61 millones, el sacrificio fiscal sumaría $64.2 millones.

Incluso no se toma en cuenta el efecto que generarían las diferencias en infraestructura física y social entre la ubicación actual de las empresas y los 26 municipios donde se pretenden crear las ZEE, señaló el Icefi.

Cuando diseñás políticas públicas, debés hacer varios escenarios porque no sabés cómo se comportarán los agentes fiscales”
Ricardo Castaneda
Analista del Icefi

Datos falsos

El Icefi también detectó datos falsos en el estudio elaborado por el Minec y Proesa. El artículo 4 del anteproyecto de ley de ZEE establece que estos territorios solo se desarrollarán en municipios con niveles de pobreza extrema superiores al promedio nacional.

El estudio entregado al Icefi afirma que los 26 municipios seleccionados cumplen este criterio porque su tasa de pobreza extrema supera el 10.75 % de promedio nacional. Pero este dato es falso, indicó el Instituto.

Hay corporativismo entre gobiernos y empresas. Las decisiones se toman dependiendo de lo que beneficia a cierto grupo”
Abelardo Medina
Analista del Icefi

El reporte oficial asegura que dicha tasa es de 2005 y el cálculo lo atribuye al Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL). Al revisar los datos citados del FISDL, indicó Castaneda, resulta que el promedio nacional de pobreza extrema es de 26.61 %, por lo que 18 de los 26 municipios elegidos no cumplirían el requisito establecido en la propuesta.

Ante los vacíos encontrados en el estudio, el Icefi solicitó no aprobar la ley hasta que se cuente con los estudios técnicos necesarios” que permitan tener claridad de los costos y beneficios de las ZEE.

Diario El Mundo intentó obtener la postura del Minec sobre estos señalamientos, pero al cierre de esta nota no había recibido respuesta.