La mayoría de hogares agropecuarios dependería de la compra de maíz y frijol en febrero de 2021.

Economía

Hogares agrícolas al límite de reservas de granos básicos por pandemia y tormentas Un estudio de la FAO destaca que siete de cada 10 hogares agropecuarios estaría sin reserva de maíz y frijol a febrero de 2021.

Uveli Alemán

jueves 20, mayo 2021 • 5:30 am

Compartir

Las reservas de granos básicos de los hogares agropecuarios en El Salvador se encontrarían al límite debido a la crisis generada por la pandemia y los daños ocasionados por las tormentas ocurridas en 2020, advierte la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La agencia de Naciones Unidas junto a la Dirección General de Estadísticas y Censos (Digestyc) realizaron entre noviembre y diciembre del año pasado 2,358 encuestas a hogares agropecuarios en los 14 departamentos, una investigación que concluyó que a febrero de 2021 aproximadamente siete de cada 10 familias salvadoreñas estarían sin reserva de maíz y frijol.

En 2020, las familias salvadoreñas que dependen de actividades agrícolas no solo se vieron afectadas por la crisis económica y sanitaria del covid-19, sino que se enfrentaron a las tormentas Amanda y Cristóbal entre mayo y junio, y luego los huracanes de Eta e Iota en noviembre. Estos eventos climáticos dejaron a su paso daños en infraestructura y pérdidas en los cultivos de granos básicos, una de las principales fuentes de ingresos de los hogares rurales.

En ese sentido, la encuesta de la FAO destaca que el 77 % de los hogares entrevistados cultiva granos básicos en menos de una manzana, principalmente maíz (el 85 %) y frijol (el 65 %) que destinan para su subsistencia. También se dedican a la pesca, ganadería, café y siembra de hortalizas.

7FamiliasDe cada 10 no tendría reserva de maíz y frijol para febrero de 2021.
49 %HogaresIndicó que no tenía reserva de maíz y frijol en noviembre de 2020.
37.7 %EncuestadosIndicó que perdió la mitad o más de cultivos de maíz en 2020.

Pérdidas.

Solo por los huracanes Eta e Iota, que azotaron a Centroamérica en menos de tres semanas en noviembre, la Cámara Salvadoreña de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios (Campo) advirtió de pérdidas en cultivos de maíz y frijol valoradas en $10 millones.

Por su lado, la investigación de la FAO sobre seguridad alimentaria encontró que el 64 % de los hogares que cultivan maíz señaló que tuvo pérdidas por la pandemia o los eventos climáticos, de los cuales el 37.7 % perdió la mitad o más. Las familias que viven en La Unión fueron las más afectadas con un daño en siembras del 63.8 % y en Morazán con un 49.2 %.


LE RECOMENDAMOS: En siete de 10 hogares agrícolas se redujeron ingresos por la pandemia

Lo mismo ocurrió con los hogares que cultivan frijol, que reportan una pérdida de la mitad o más de la producción a nivel nacional. Nuevamente, La Unión fue el departamento más impactado con el 79.3 % de afectaciones, seguido de Morazán (64.1 %), San Vicente (62.1 %), Cabañas en (60.5 %), Chalatenango (58.9 %) y San Miguel (58.5 %).

Como consecuencia, a finales de 2020 cerca del 49 % de los hogares encuestados señaló que no tenía reserva de maíz (42 %) y frijol (55 %). Por su lado, el 22 % manifestó que tenía para mantenerse de uno a tres meses y un 27 % adelantó tener suficientes granos para los siguientes seis meses.

Manejo de semillas forestales

La FAO en coordinación con el Ministerio de Medio Ambiente y el Ministerio de Agricultura realizaron un diplomado con 47 técnicos para fortalecer sus capacidades en el manejo y conservación de semillas forestales.

Los técnicos recibieron capacitación sobre manejo de semilleros, identificación de especies forestales promisorias para la restauración ecológica, análisis rutinario de los bancos de semillas y escalamiento de árboles.

La agencia de Naciones Unidas indicó que en el taller participaron técnicos del MARN, MAG y el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA) “Enrique Álvarez Córdova”. Adelantó también que realizará una segunda edición y se incluirá a otras entidades relacionadas a la ejecución de acciones de restauración.