Nacionales

Hijo de excoronel Montano objeta condena que España hizo contra su padre >>La familia agradeció el apoyo en el proceso penal que duró más de nueve años y finalizó el pasado 11 de septiembre con la condena de 133 años de cárcel.

Iliana Cornejo

miércoles 16, septiembre 2020 • 4:11 pm

Compartir

El hijo del excoronel Inocente Montano, Salvador Montano, señaló que el juicio realizado en España en contra de su padre, por la masacre jesuita, fue “parcializado y amañado”.

El coronel Montano, solo contra el mundo, tuvo la decencia de no aceptar tratos, criterios de oportunidad, salvarse acusando a otros o aceptando una falsa verdad a cambio de consideraciones penales”, escribió el también militar en su perfil de Facebook, el pasado 15 de septiembre.

El hijo del salvadoreño condenado destaca en su escrito que, según él, su padre nunca tuvo presunción de inocencia y que su progenitor está “con la frente en alto y con la satisfacción de haber cumplido”.

Ante la Audiencia Nacional Española, Orlando Inocente Montano fue condenado a 133 años de cárcel por la muerte de cinco sacerdotes jesuitas de origen español, hecho ocurrido el 16 de noviembre de 1989, en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas.

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal declaró a Montano como autor de los ocho crímenes, pero solo lo condenó por los ciudadanos españoles.


“En ocasión de las fiestas patrias me pregunto si realmente nos hemos emancipado de aquellos españoles que nos sometieron en la conquista, no para culturizarnos, sino más bien para ordeñar riquezas, y que hoy en pleno siglo XXI vienen a decirnos a mansalva que nuestro sistema de justicia es falso, que somos un Estado terrorista y que por tal, se acreditan la jurisdicción universal para resolver nuestros asuntos como salvadoreños”. Salvador Montano, hijo del coronel Inocente Montano.

El caso jesuita en El Salvador está en manos de la Sala de lo Penal, luego que la defensa de los militares interpusiera un recurso de casación para evitar la reapertura del caso.

En 2018, el Juzgado Tercero de Paz decidió reabrir el proceso penal a solicitud del Instituto de Derechos Humanos de la UCA, y ante una apelación del proceso pasó a Cámara; los magistrados de Cámara ratificaron la reapertura, pero ahí  la defensa presentó casación.