Bomberos y cuerpos de socorro participaron en el rescate del anciano que recogía leña cuando el alud cedió. / Bomberos

Nacionales

Hallan cuerpo de anciano soterrado en Soyapango

Redacción DEM

viernes 28, agosto 2020 • 12:01 am

Compartir

El cuerpo de Mauricio Antonio Flores, de 71 años de edad, fue encontrado ayer luego que un alud  cayera sobre él, el pasado lunes 24 de agosto en la tarde y lo soterrara.

La búsqueda inició al día siguiente y el Cuerpo de Bomberos y socorristas confirmaron que unos 300 metros cúbicos de tierra se desplomaron en la comunidad 3 de Enero, en el municipio de Soyapango.

Tras la lluvia caída el pasado miércoles, dejó al descubierto el lugar donde estaba el cadáver, debido a que el agua había lavado la zona.

“Él se encontraba, hace dos día, recogiendo madera y se vino un alud y le cayó encima de él; se ha trabajado por más de 20 horas todos los cuerpos de socorro en búsqueda del señor Mauricio Flores”, dijo ayer el director de Protección Civil, William Hernández.

El director de Bomberos,  Edwin Chavarría, dijo que el cuerpo del anciano fue encontrado cerca de las 9:30 de la mañana de ayer y el trabajo de recuperación fue manual, debido a que el terreno imposibilitó el uso de maquinaria.

También, con ayuda de un perro  rescatista de la Fuerza Armada llamado Rex se confirmó el lugar exacto donde Flores había quedado soterrado.


El miércoles, Bomberos reportó que removieron alrededor de 150 metros cúbicos de tierra para encontrar a la víctima.

Además de Bomberos, en las labores de recuperación del cuerpo participaron personal de la Fuerza Armada, Protección Civil, Cruz Roja y la Policía Nacional Civil.

El director de Protección Civil dijo que están dando asistencia psicológica, en salud y de vivienda a la familia de la víctima e hizo un llamado a las poblaciones que viven en zonas de riesgo a acatar las recomendaciones de las  autoridades, especialmente, en esta época invernal.

“Cuando haya lluvia hay que alejarse de los taludes o áreas que puedan desbordarse”, dijo Martínez ayer a la prensa, después del rescate.

En octubre del 2019, los habitantes de la comunidad 3 de Enero alertaron de una cárcava que pone en peligro a más de 100 familias; el hueco se formó después del terremoto del 2001 y con las lluvias ha empeorado cada vez más.