Sentado en el retrete,  el representante de la organización miraba la vacía pared blanca de su oficina. En profundo éxtasis pensaba…Tinta y papel conforman un mundo tridimensional en nuestra imaginación. Pero en el fondo los libros son solo eso, papeles. Aguantan con todo, y más aún si provienen de gente respaldada por instituciones creíbles. Palabras poderosas, pintoras de realidades kafkianas, mundos paralelos donde vivimos nuestros sueños, ajenos a la verdad.

Opinión

Haciendo creer al pueblo lo increíble Actualmente el programa de vacunación está estancado, y necesita de fuertes medidas, legislativas o de comunicación, para sacarlo del impase en que se encuentra.

Dr. Alfonso Rosales / Médico epidemiólogo @alfonso76657962

miércoles 17, noviembre 2021 • 12:00 am

Compartir

Sentado en el retrete,  el representante de la organización miraba la vacía pared blanca de su oficina. En profundo éxtasis pensaba…Tinta y papel conforman un mundo tridimensional en nuestra imaginación. Pero en el fondo los libros son solo eso, papeles. Aguantan con todo, y más aún si provienen de gente respaldada por instituciones creíbles. Palabras poderosas, pintoras de realidades kafkianas, mundos paralelos donde vivimos nuestros sueños, ajenos a la verdad.

¿Y si cambiamos la etiqueta? ¡Brillante! se dijo. Al rojo le llamamos azul, y a la incompetencia, le llamamos competencia. ¿Nos daríamos cuenta? Hacer creer al pueblo lo increíble. Y justificándose aún más, se dijo, lo que importa no es la habilidad para evitar los problemas, sino la manera en que se enfrenta uno a ellos cuando se presentan. En el fondo, todavía sentía una pequeña molestia por la solicitud que el líder supremo le había hecho hacía unos días. Nos cuestionan demasiado, le había dicho, necesitamos el apoyo de su organización, un pequeño favor, señor representante…

El señor representante está viejo y le fallan las fuerzas, próximo al retiro, no quiere problemas. Es más fácil tergiversar la realidad, piensa. Necesitamos hacer creer al pueblo lo increíble. Necesitamos declaraciones tan lejos de la verdad como lo había estado el silencio. Técnicamente débil, no cree que su declaración levante mucho polvo. En todo caso, ya estoy lo suficientemente empolvado. El país tiene uno de los programas de vacunación más fuertes en Centroamérica, será solamente una pequeña exageración, reflexionó. Limpiándose, se levantó del retrete, y cerrándose el pantalón, salió del baño llamando a su secretaria. Olguita, dijo, convoque a mis técnicos, necesitamos trabajar en el discurso de la entrega del próximo cargamento de vacunas. ¿Qué máscara llevo el día de hoy?

Sir Andrew Pollard, profesor de infección e inmunidad pediátrica y director del Grupo de Vacunas de Oxford, dijo que la peligrosa y eficiente transmisión de la variante delta hace imposible que el Reino Unido detenga eficazmente el virus mediante una combinación de vacunas y anticuerpos contra el coronavirus.

“Simplemente la abrumadora cantidad de virus que produce el delta, por lo que podrías haber escapado de esto antes como una persona no vacunada en 2020, pero puede que no seas capaz de esquivar la bala en 2021 en ese ascensor, o en ese encuentro casual en el centro comercial”, dijo el Dr. Chin-Hong, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de California en San Francisco.

Se cree que Delta es más del doble de contagiosa que las variantes anteriores, y los estudios han demostrado que puede ser más probable que el virus original lleve a las personas infectadas al hospital.


Las personas que no están vacunadas son las que corren más riesgo, y la mayor propagación de casos y resultados graves se está produciendo en lugares con bajas tasas de vacunación. Mientras que el virus COVID-19 inicial tiene un R0 de 2,3-2,7 (una persona infectada puede infectar a entre 2,3 y 2,7 personas ajenas), la variante Alfa (del Reino Unido) tiene un R0 de 4-5, y la variante Delta (de la India) tiene un R0 de 5-8. El índice de reproducción (R0), o número de personas contagiadas a partir de un individuo infectado, determina la cobertura de inmunización necesaria para alcanzar la inmunidad colectiva o de rebaño. Actualmente, expertos han calculado esa cobertura necesaria para alcanzar la inmunidad colectiva frente a la variante delta en 90% o más.

Nueve personas de cada 10 en una determinada población necesitarían estar vacunadas para que esa población pudiese considerar obtener la inmunidad colectiva. El Salvador al momento tiene una cobertura de personas con inmunización completa que no llega al 70%, muy por debajo del límite mínimo.

No señores, nuestro país no está cerca de la inmunidad de rebaño, como nos quieren hacer creer. Es más, actualmente el programa de vacunación está estancado, y necesita de fuertes medidas, legislativas o de comunicación, para sacarlo del impase en que se encuentra. Creer lo increíble, en momentos de pandemia como el actual, nos hará, individual y colectivamente, más vulnerables a terminar en un hospital o en la morgue. ¡A seguir vacunándonos!