El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, en la Comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa. / Cortesía

Política

Hacienda prevé estrés fiscal si no hay reestructuración

Edgardo Rivera

martes 12, junio 2018 • 12:00 am

Compartir

El ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, urgió ayer a los diputados de la Comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa la aprobación de tres proyectos de ley para la reestructuración de la deuda de El Salvador.

“Si no lo corregimos a tiempo, esto va a ser un verdadero dolor de cabeza para las próximas dos administraciones públicas”, expresó el funcionario, al referirse a las tasas de interés respecto al Producto Interno Bruto (PIB) proyectadas para  los próximos años.

El funcionario señaló que el plan es hacer  una reestructuración de cinco años que les dé vencimientos más largos.

“Hay un peso importante en el gasto corriente que debemos corregir, ésta es la curva que nos está generando estrés fiscal”, afirmó.

Según Fuentes, el espacio fiscal que se lograría con la reestructuración de la deuda seguramente serviría para dedicarlo a la planificación estratégica para el país que no sea pagar deuda.

Advirtió que incluso si los gobiernos incrementan ingresos tributarios, si no se reestructura deuda, el pago de intereses tendrá un peso muy grande en el presupuesto y no podrán destinar este incremento en otros rubros del presupuesto. En el presupuesto del año 2019, señaló, los diputados tendrán que aprobar el 4 % del PIB en intereses de la deuda pública.


Además, advirtió que si la aprobación se tarda la deuda será más cara. “Si nosotros nos tardamos, ese vencimiento va a salir caro y ese fondo de inversión se va a ir al mercado de activo de los Estados Unidos”, dijo.

Explicó que la deuda se debe renovar para poder cubrir todos los vencimientos del periodo 2019-2024 para poder reducir la tasa de interés.

Hacienda pide ratificar el préstamo de $350 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a más tardar en julio, $800 millones para pagar Letras del Tesoro (Letes) y la emisión de $2,457.7 millones en títulos valores para reestructurar bonos que se vencen a partir del año 2019 y hasta 2024.