Editorial

jueves 1, agosto 2019 • 12:00 am

Guatemala y su desafortunado acuerdo con EE.UU.

Compartir

Un controvertido y poco transparente acuerdo migratorio entre Guatemala y los Estados Unidos para convertir al vecino país en un “tercer país seguro”, ha generado profunda molestia y la sensación que la integración centroamericana se está disipando.

Con el acuerdo, las personas que aspiren a pedir asilo en Estados Unidos y pasen antes por Guatemala deberán hacer su solicitud en el país centroamericano. Guatemala, una nación con casi 60 % de pobreza, carece de condiciones para acoger a migrantes centroamericanos, africanos y caribeños que buscan llegar a Estados Unidos, como le correspondería hacer según el convenio con Washington.

La frase de un ministro guatemalteco advirtiendo que endurecerán los ingresos de extranjeros -concretamente salvadoreños y hondureños- hace pensar que aquel acuerdo migratorio CA4, ha quedado de lado y con ello, el principal avance en materia de integración centroamericana.

Amnistía Internacional (AI) calificó de “indignante” cualquier “intento de forzar a las familias e individuos que huyen de sus países de origen a buscar seguridad en Guatemala”, nación insegura en sí.

El gobierno salvadoreño debe estar vigilante de cualquier abuso o represalia migratoria que el gobierno guatemalteco cometa contra los connacionales.