Ultima Hora

Guatemala |Empresario implicado en corrupción se entrega a la justicia

EFE

jueves 6, octubre 2016 • 3:00 pm

Compartir

El empresario guatemalteco Enrique Castellanos Rojas, implicado en el denominado caso de corrupción "Cooptación del Estado" desarticulado en junio pasado, se entregó hoy a la justicia, informaron fuentes oficiales.

El exgerente de la empresa de telecomunicaciones Claro se presentó con su abogado ante el juez Miguel Ángel Gálvez, del Juzgado B de Mayor Riesgo, quien instruye la causa contra más de medio centenar de implicados en esta trama de corrupción, entre ellos el expresidente y la exvicepresidenta de Guatemala Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, respectivamente.

Gálvez declaró hoy la reserva de la primera declaración del empresario, la cual será otorgada a puerta cerrada. De acuerdo con las investigaciones, la empresa para la que trabajo Castellanos tenía contratos con el Gobierno.

El empresario que se encontraba prófugo de la justicia es señalado del delito de financiamiento electoral ilícito por haber dado recursos al Partido Patriota (PP) con el que Pérez Molina ganó la presidencia en 2011.

Según las investigaciones realizadas por la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (Feci) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), Pérez Molina y Baldetti era los cabecillas de esta trama de corrupción.

Antes de llegar al poder en enero del 2012 habrían creado empresas fantasmas a través de las cuales recibían un porcentaje por los contratos que otorgaban a empresarios y financistas.


La Cicig aseguró en junio pasado que la investigación permitió establecer que Pérez Molina y Baldetti "fueron los creadores y beneficiarios de todo el conglomerado empresarial por medio de terceras personas (testaferros)".

Uno de los colaboradores de la Feci en el caso de "Cooptación del Estado" es el exsecretario privado de Baldetti, Juan Carlos Monzón, quien en declaración anticipada reveló al juez Gálvez cómo se creó la estructura par beneficiarse de los recursos públicos.

Los implicados en la trama están a la espera de que el juez decida si los envía o no a un juicio oral y público.