Opinión

¡Gracias por no estar en Brasil!

Diogo Cavazotti Aires, Periodista brasileño

miércoles 5, mayo 2021 • 12:00 am

Compartir

La situación en toda América Latina es crítica, pero hasta ahora nada se compara con Brasil. Hay 360.000 muertes por Covid-19 y ciertamente para cuando leas este artículo, este número ya estará desactualizado. En promedio 3.000 personas mueren cada día, en algunos llegó a más de 4.000.

Sólo tenemos estos datos debido a un acuerdo entre medios, porque el gobierno federal no ha dado a conocer las cifras oficiales desde hace mucho tiempo. Puedes justificar esta cantidad de muertos por el tamaño continental del país, pero no. De cada 100 habitantes en el mundo, tres son brasileños. De cada 100 muertos por covid-19 actualmente, 30 son de Brasil.

Desde que comenzó la pandemia hemos tenido 4 ministros de salud. Debido a la no aplicabilidad de las recomendaciones internacionales para contener el coronavirus, especialmente de la Organización Mundial de la Salud, la Corte Suprema del país transfirió la autonomía de las acciones a los gobernadores de cada departamento. No fue suficiente: algunos de ellos son partidarios del gobierno federal y los resultados son bastante desiguales.

Los informes son crueles. El hermano de una amiga, de 37 años, murió sin tener ninguna comorbilidad. En una ciudad cercana, lo mismo le pasó a un niño de 13 años. Una mujer embarazada perdió la vida debido a la nebulización con hidroxicloroquina. ¡Sí! Hay muchos médicos en Brasil que todavía abogan por el uso de esto medicamento, en contra de las recomendaciones internacionales.

Hay pacientes hospitalizados con problemas hepáticos debido a su uso desenfrenado. En algunas ciudades ya no hay sedación para pacientes que necesitan intubación, por lo tanto, están atados en las camillas para el procedimiento. Vivo en Bogotá, pero duermo y me despierto todos los días pensando en mi familia, mis amigos, en millones de personas que no tendrán una oportunidad.


La Corte Suprema autorizó la apertura de una investigación sobre cómo el gobierno federal dirigió el país en el manejo de la pandemia. Molesto, el presidente Bolsonaro utiliza las redes sociales para decir que algo muy grave está por venir, sugiriendo entre líneas la invocación de un posible Estado de Sitio, contando así con más poderes institucionales. En 2018, fue elegido diciendo que Brasil no se convertiría en una Venezuela, entre tanto, las dos naciones nunca han estado más cercanas.