Buenos Días

Gracias a los embajadores, pena nuestra

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

martes 6, junio 2017 • 12:00 am

Compartir

La semana pasada yo escribía que era muy triste cómo tirábamos basura sin ninguna consideración, por todos lados, desde todos los niveles sociales; es una epidemia de basura que diseminamos por nuestras calles y carreteras y por mucho esfuerzo que hagan las alcaldías, nunca es suficiente si seguimos con esa actitud.

Pero me dio más tristeza ver el fin de semana cómo dos embajadores -la de Estados Unidos y el del Reino Unido- encabezaban una jornada de limpieza en el lago de Ilopango, para sacar la basura dentro y en los alrededores del lago, junto a voluntarios, buzos y policías.

El embajador Bernhard Garside dijo unas palabras que son una gran verdad, por mucho que duelan: “tienen un país muy lindo, pero hay gente que lo trata como un basurero. Lo siento”.

No es la primera vez que estos dos embajadores y otros más, participan en jornadas de limpieza. Los hemos visto en las playas con sus guantes recogiendo desperdicios.

Lo lamentable es que nosotros mismos no tomemos la iniciativa de evitar lanzar tanta basura por todos lados. Uno va a casi cualquier lugar turístico del país y la basura invade el lugar por la desconsideración nuestra.

Hay que ser agradecidos con estas iniciativas de los diplomáticos, pero debería haber frecuentes y permanentes iniciativas de la ciudadanía salvadoreña para cuidar su país, su medio ambiente, sus calles, sus carreteras, sus sitios turísticos, su océano que tanto beneficio nos trae.

Pero para eso se empieza evitando tirar basura desde la ventana de los carros y microbuses, o tirando basura mientras se camina por la calle. El Salvador sufre un enorme grado de contaminación ambiental y no parece haber conciencia alguna que nosotros mismos somos los que estamos destruyéndolo con nuestras acciones.