Una imagen del golpe militar en Bamako, Mali./AFP

El Mundo

Golpe de estado en Mali, el país africano donde hay un contingente militar salvadoreño

Redacción DEM-AFP

martes 18, agosto 2020 • 2:44 pm

Compartir

 

Mali, el país del occidente de África donde hay un contingente militar salvadoreño desde hace varios años, ha entrado en una fase de inestabilidad política luego de un aparente golpe militar y la detención del presidente  Ibrahim Boubacar Keita y su primer ministro, Boubou Cisse.

Hace meses que manifestantes opositores piden  la salida del jefe de Estado y de su gobierno.

El presidente y el primer ministro "fueron llevados por los militares amotinados en vehículos blindados a Kati", donde está el campamento Sundiata Keita, a unos 15 kilómetros de Bamako, donde se inició la rebelión al comenzar el día dijo Boubou Doucoure, director de comunicación del gobierno.

"Podemos decirles que el presidente y el Primer ministro están bajo nuestro control. Los detuvimos en su casa" (en la residencia del jefe de Estado en Bamako), había dicho más temprano a la AFP uno de los jefes de la rebelión.

Los militares rebeldes tomaron el control del campamento y las calles adyacentes, antes de dirigirse en convoy hacia el centro de la capital, según un corresponsal de la AFP.


El contingente salvadoreño está ubicado a más de 1,000 kilómetros de Bamako, en el llamado Campamento Torogoz, en la región de Timbuktu, al norte de Malí. Los salvadoreños están ubicados en el Campamento de la misión multidimensional de la Organización de las Naciones Unidas (MINUSMA).

El ministerio de la Defensa Nacional incluso anunciaba hace una semana el envío de chalecos balísticos nivel IV a la tropa salvadoreña como parte de su equipo de protección personal.

El campamento Torogoz en Mali, África.

 

 

Antes del anuncio de la detención del presidente y su primer ministro, los países de Africa occidental, Francia y Estados Unidos habían expresado su preocupación y denunciado cualquier tentativa de derrocar al gobierno.

"Condeno enérgicamente el arresto del presidente Ibrahim Boubacar Keita, (del) primer ministro (Boubou Cisse) y (de) otros miembros del gobierno de Malí y pido su liberación inmediata", dijo el presidente de la Comisión de la Unión Africana, Moussa Faki Mahamat,en su cuenta de Twitter.

El presidente francés Emmanuel Macron "sigue la situación con atención y condena la tentativa de rebelión en curso", se anunció en París.

El jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le Drian, había afirmado antes que condenaba "con la mayor firmeza" este "amotinamiento".

Poco antes de su detención por los militares, el primer ministro Boubou Cissé les pidió en un comunicado hacer "callar las armas", mostrándose dispuesto a iniciar con ellos un "diálogo fraterno para disipar todos los malentendidos".

"Los cambios de humor constatados traducen alguna frustración que puede tener causas  legítimas", dijo Cisse, sin dar más detalles sobre las razones de la furia de los militares.

- Disturbios sangrientos -

Malí enfrenta una grave crisis sociopolítica que preocupa a la comunidad internacional.

Una coalición heteroclita de opositores políticos, guías religiosos y miembros de la sociedad civil incrementan las manifestaciones  para reclamar la partida del presidente Keita, acusado de mala gestión.

A eso se agrega una  difícil "situación social", según la dirigente sindical Sidibé Dedeu Ousman.

El Movimiento del 5 junio-Reunión de fuerzas patrióticas de Malí (M5-RFP), que encabeza las protestas, rechazó el jueves una entrevista con Keita, poniendo como condición previa el "fin de la represión" contra sus militantes.

El fin de semana del 10 julio, una manifestación convocada por el Movimiento del 5 de junio degeneró en tres días de disturbios sangrientos.

En el mismo campamento de Kati se habían rebelado soldados el 21 de marzo de 2012 contra la ineptitud gubernamental para enfrentar una ofensiva mayor de los rebeldes tuareg y la llegada de yihadistas provenientes de países vecinos.

En esa ocasión sacaron al presidente Amadou Toumani Touré.

El golpe de Estado precipitó la caída del norte de Malí en manos de grupos islamistas armados, que ocuparon la región durante nueve meses antes de ser expulsados por una intervención militar internacional lanzada por Francia en enero de 2013 y que aún sigue en curso.